Público
Público

Tony King pide cumplir sus condenas en Reino Unido

El británico fue condenado a 55 años por dos asesinatos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tony Alexander King, el ciudadano británico que violó y mató a Sonia Caravantes en 2003 y asesinó a Rocío Wanninkhof en 1999 en la Costa del Sol, quiere cumplir lo que le resta de sus condenas en Reino Unido. Los abogados de King, que ya ha cumplido seis años y nueve meses de cárcel, han solicitado al Gobierno que lo extradite.

En este momento, se tramita la ejecutoria del británico, por lo que se están recopilando las sentencias para que se emita un auto en el que se fije la pena máxima a cumplir. La petición de King se tramita, sin embargo, fuera de la vía judicial, ya que se ha presentado ante el Ministerio de Justicia.

Una vez que concluya la ejecutoria del asesino, y en virtud del convenio de extradición de presos existente entre Reino Unido y España, el Gobierno deberá decidir si permite que King cumpla en su país el resto de condena, para lo cual deberá extraditarlo antes, según adelantó este miércoles el diario La Opinión de Málaga.

King fue condenado a 36 años de prisión por abusar sexualmente y asesinar a la joven de 17 años Sonia Caravantes en Coín (Málaga). Además, fue sentenciado por el asesinato la violación no pudo probarse por el mal estado del cuerpo de Rocío Wanninkhof a 19 años de prisión. Asimismo, pesa sobre él una condena de siete años de cárcel por agredir y tratar de violar a una mujer en Benalmádena (Málaga) en 2001. El preso está ahora en el penal de Herrera de la Mancha (Ciudad Real).

Nacido Anthony Alexander Bromwich, King fue encarcelado en su país en 1986 por estrangular hasta dejar inconscientes a cinco mujeres en el barrio de Holloway, al norte de Londres. Fue condenado por estos hechos a diez años de prisión. Luego, logró la libertad condicional en 1991. Regresó después a la cárcel por un robo a punta de pistola. En 1995 salió de prisión y se acogió a un programa de la Justicia británica que permite a los criminales cambiar de apellido si su imagen ha aparecido en la prensa.

King se trasladó entonces a la Costa del Sol y encontró trabajos de camarero y agente inmobiliario. En 2003, tras el hallazgo del cadáver de Sonia Caravantes, su ex novia lo denunció. El 19 de septiembre de ese año, King fue detenido. Primero, se le juzgó y condenó por el asesinato de Caravantes.

Luego, vino el juicio por el asesinato de Wanninkhof. El británico, que en un principio se autoinculpó, acusó luego en el juicio del crimen a Dolores Vázquez, quien había sido previamente condenada y luego exculpada por la muerte de la joven. Pero el perfil genético de King localizado en las uñas de Caravantes coincidió con el extraído de una colilla que se encontró en el lugar en el que fue asesinada Rocío Wanninkhof, lo que permitió a los investigadores conectar ambos crímenes.