Público
Público

El tratamiento del cáncer falla en la atención al paciente

La falta de especialistas, la sobrecarga asistencial, las esperas injustificadas y las salas de espera deficientes lastran el abordaje de los tumores en España, según los oncólogos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El tratamiento del cáncer en España presenta un buen nivel de calidad y resultados, aunque no se puede decirse lo mismo de la atención que reciben los pacientes.

Los propios oncólogos reconocen, en una encuesta hecha pública ayer en Madrid por la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología (ECO), que el talón de Aquiles del abordaje del cáncer radica precisamente en que falta una atención integral y más humanizada al enfermo más allá del tratamiento médico dirigido a tratar el tumor.

'Hay demoras que no son justificables', dice un especialista

'Necesitamos mejorar en la atención al paciente', explica Rafael López, jefe de Oncología Médica del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela. Este médico agrega que los enfermos son los que sufren la falta de tiempo de los médicos, derivada de la 'sobrecarga' asistencial y de su obligación de realizar labores administrativas.

La encuesta, en la que han participado 60 de los jefes de servicio de Oncología más importantes del país, identifica los otros puntos débiles de esta especialidad, que también acaban repercutiendo en el paciente. Los más relevantes son la falta de especialistas y su desigual reparto en las distintas comunidades autónomas; la existencia de salas de espera deficientes para los enfermos 'no hay más que pasarse por cualquier hospital para comprobarlo', dijo López; y las demoras injustificadas a la hora de acceder a los tratamientos.

En España faltan más de 300 médicos expertos en tumores

'No se cumplen los criterios profesionales de dotación de oncólogos, lo que unido a la presión asistencial hace que el tiempo de atención a los pacientes se acorte hasta llegar a extremos inaceptables', admitió el especialista.

En concreto, la Fundación cifra en 1,6 oncólogos por 100.000 habitantes la tasa de estos especialistas en España, frente a la cifra ideal de 2,3 establecida por la Sociedad Española de Oncología Médica, lo que arroja un déficit de más de 300 oncólogos. Pero al déficit de especialistas se une también su irregular distribución, ya que existen grandes diferencias por comunidades autónomas.

Según los datos de la Fundación ECO, correspondientes a 2007, las tasas de oncólogos por cada 100.000 habitantes de Castilla y León (4,3), La Rioja (2,2) y Extremadura (2), que presentan buenas dotaciones, contrastan con las cifras de País Valencià o Navarra, que sólo contaban entonces con uno de estos especialistas por cada 100.000 habitantes.

Al final todas estas carencias se acaban traduciendo en perjuicios para el enfermo, que en ocasiones tiene que hacer frente a esperas injustificadas. 'Los pacientes deberían ir en AVE desde que aparece la sospecha de cáncer hasta que reciben el primer tratamiento', agrega López, quien considera que actualmente 'hay demoras que no son justificables'.

Otro aspecto mejorable es la escasa presencia de la oncología en la carrera de medicina, 'muy insuficiente' pese a que los tumores suponen el 25% de la carga de enfermedad, indicó Jesús García-Foncillas, de la Clínica Universitaria de Navarra. Él sostiene además que la formación de estos especialistas debería incluir habilidades psicológicas para atender mejor a los pacientes.

Los oncólogos también denuncian la 'deficiente' comunicación entre niveles asistenciales, ya que una buena derivación del seguimiento de ciertos casos a la atención primaria permitiría aliviar la presión asistencial de las consultas de oncología, cada vez mayor a medida que aumenta el número de pacientes por el incremento de la supervivencia. 'Se trata de que los que tienen más posibilidades de recaída sean seguidos por el oncólogo y que se pueda derivar a primaria aquellos pacientes con menos posibilidades de recidiva', explica Alfredo Carrato, responsable de Oncología Médica del Hospital Ramón y Cajal.

Todas las posibles mejoras a adoptar se resumen, para Eduardo Díaz-Rubio, jefe de Oncología del Hospital Clínico de Madrid, en una sola: lograr una medicina 'más humanizada'. 'Es el gran reto', dijo Díaz-Rubio, que tiene claro que la sociedad 'exige algo más que el buen hacer desde un enfoque terapéutico o diagnóstico'.