Público
Público

Uno de los tres cooperantes españoles secuestrados en Mauritania tiene heridas de bala

Se trata del director de Túneles del Cadí, Albert Vilalta. Recibió tres disparos en una extremidad. El CNI conoció la noticia la semana pasada a través de un intermediario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Uno de los tres cooperantes españoles en poder de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI), Albert Vilalta, se encuentra en mal estado de salud y necesita atención médica desde el momento en que fue secuestrado. La noticia llegó la pasada semana a los agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) destacados en Mali a través del líder tribal que está actuando de mediador con los captores.

El Gobierno emitió a última hora de este martes un comunicado en el que confirmaba la identidad de Vilalta y daba cuenta de que se encuentra herido. El director de la empresa Túneles del Cadí recibió hasta tres disparos de una ráfaga de subfusil en el momento del secuestro, informaron a Público fuentes de la lucha antiterrorista. Los impactos de bala alcanzaron una extremidad del cooperante y por eso las heridas no tienen por qué implicar riesgo para su vida.

Los disparos se produjeron durante el secuestro 

La preocupación de los responsables de la operación de rescate radica en que Vilalta soporta las heridas desde hace un mes y en condiciones muy adversas: está sometido a altas temperaturas, el grupo es probablemente obligado a cambiar de ubicación con frecuencia y no hay posibilidad de que lo atienda un médico.

A pesar de ello, el Gobierno afirmó este martes que el cooperante “está siendo atendido” de sus heridas. Un notable malí declaró a la agencia France Press que los captores estiman que el herido debe recibir medicinas. Las distancias en el desierto malí y la imposibilidad de que los terroristas permitan que los agentes españoles les entreguen en mano los medicamentos, dificultan enormemente la entrega.

El Gobierno, a través del citado comunicado, asegura que 'la familia del señor Vilalta y las familias de las otras do personas secuestradas han sido informadas puntualmente de esta situación'.

En el lugar del secuestro, el kilómetro 170 de la carretera que une las ciudades mauritanas de Nouakchott y Nuadibou, la Gendarmería mauritana encontró ocho casquillos de bala del calibre 7,60, pertenecientes a fusiles de asalto kalashnikov. Sin embargo, el primer informe redactado por las antenas del CNI que trabajaban en Mauritania destacaba que no habían aparecido restos de sangre en el lugar del secuestro, tan sólo el jeep intacto de los cooperantes y marcas de otro vehículo todoterreno en el que los secuestradores se habrían llevado a los cooperantes.

Los terroristas admiten que el cooperante debe ser medicado 

La noticia de que uno de los españoles está herido se conoce en un momento en el que los agentes del CNI esperan la respuesta de los terroristas a la oferta que lanzaron hace ya dos semanas a través de distintos emisarios de la zona. Finalmente, los espías españoles han centrado la intermediación en el líder tuareg Iyad Ag Ghali, con experiencia en lidiar con los terroristas de Al Qaeda en otros raptos de occidentales, y al que el CNI accedió a través del Gobierno de Mali. La exigencia de un botín por medio del líder tuareg se debe producir de forma independiente al segundo comunicado de la filial de Al Qaeda en el Magreb.

Los agentes antiterroristas esperaban para la Navidad un segundo mensaje en el que los secuestradores fueran definiendo sus intenciones. En este sentido, podrían hacer referencia a sus habituales reivindicaciones sobre la salida de tropas occidentales de Irak y Afganistán e, incluso, tratándose de secuestrados españoles, a la recuperación de Al Andalus.

La célula política mantuvo anoche una reunión en Moncloa 

La importancia del mensaje radicaría en si AQMI incluye alguna exigencia inasumible por los gobiernos occidentales a la que no pretende renunciar en la negociación o si, por el contrario, desplegará su habitual retórica cuando, en realidad, pretende únicamente obtener un rescate de millones de euros, como ha venido ocurriendo desde 2006. El comunicado debería incluir una foto de los secuestrados, como ocurrió con la publicada por la cadena de televisión Al Arabiya de una pareja italiana también secuestrada por AQMI.

Las heridas del español podrían haber influido en el retraso de ese segundo comunicado. Al Qaeda para el Magreb Islámico hizo público un comunicado en marzo de 2008 en el que confesaba que pasaba por “una grave crisis financiera” que le impedía, incluso, suministrar medicinas a sus heridos. Desde entonces, ha secuestrado a 13 occidentales, de los que 12 fueron puestos en libertad tras el pago de elevadas sumas de rescate. El otro, un turista británico, fue asesinado al renunciar Londres a cualquier negociación con los terroristas.

El gabinete de crisis a nivel político mantuvo una reunión ete martes por la noche en el Palacio de La Moncloa. La noticia del español herido saltó poco más de una hora antes de que diese comienzo el encuentro, encabezado por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y a la que también asistieron los ministros del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; y de Defensa, Carme Chacón, así como los subordinados de esta, el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez, y el director del Centro Nacional de Inteligencia, Félix Sanz Roldán.

29 de noviembre
Comienza la pesadilla para los tres cooperantes
El pasado 29 de noviembre un grupo de hombres armados asalta el último vehículo del convoy humanitario en el que viajaban los tres cooperantes de Barcelona Acció Solidària. Albert Vilalta, Roque Pascual y Alicia Gámez son secuestrados. Todas las sospechas recaen sobre Al Qaeda.

1 de diciembre
Se desvanece una falsa esperanza
Varias agencias de noticias extranjeras, citando fuentes datadas en la capital de Mauritania, aseguraron que las autoridades de este país tenían localizados a los tres cooperantes secuestrados. El Gobierno desmintió inmediatamente estas informaciones.

8 de diciembre
Al Qaeda reivindica el secuestro
La sucursal terrorista de Bin Laden en el norte de África, Al Qaeda en el Magreb Islámico, reivindica el secuestro en una grabación enviada a la cadena Al Yazira. En el mismo mensaje, los terroristas se hacen responsables también del secuestro de un ciudadano francés retenido cuatro días antes que los cooperantes.

19 de diciembre
Secuestrados otros dos ciudadanos europeos
El mismo grupo terrorista secuestra a un matrimonio italiano en Mauritania.