Público
Público

Tres españoles presos en Punta Cana denuncian abusos

Los jóvenes, detenidos por tráfico de drogas, afirman que fueron "engañados"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hugo Leiro, de 25 años, estaba en el aeropuerto de Punta Cana a punto de embarcar rumbo a Bruselas el pasado 23 de enero, cuando fue detenido por llevar 30 kilos de cocaína en el doble fondo de su equipaje. Las autoridades dominicanas acusan a Hugo y a sus dos acompañantes, Mónica Pardal y Lorena Barcala, de sendos delitos contra la salud pública por los que serán juzgados dentro de tres meses.

Los jóvenes, de la comarca pontevedresa de Arousa, mantienen que los engañaron, que desconocían que transportaban droga y que han sido víctimas de una 'emboscada' por su condición de turistas. Además, aseguran que han sufrido vejaciones y malos tratos en la cárcel.

José Luis Leiro no duda de las palabras de su hijo. Afirma que ha recibido 'llamadas amenazantes' en las que le reclamaban dinero para garantizar el bienestar de Hugo. 'La abogada me sugirió que girase 600 euros a mi hijo para que tuviera ciertas comodidades en la cárcel', mantiene José Luis, que apunta a la existencia de supuestas 'mafias carcelarias'. 'A mi hijo ya lo han cambiado de cárcel; tiene un móvil, así que puedo hablar con él cada día y lo noto mucho más animado', explica este hombre.

El Ministerio de Asuntos Exteriores no tiene constancia de los malos tratos

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores consultadas por este diario dicen no tener constancia de las denuncias: 'El cónsul se ha entrevistado en diferentes ocasiones con los detenidos, que aseguraron encontrarse bien'. No obstante, los medios de comunicación dominicanos se han hecho eco estos días de que la Procuraduría General de la República ha ordenado 'una investigación para esclarecer la denuncia de los españoles presos'. Uno de los detenidos, en conversación telefónica con este periódico, mostró su deseo por retornar a España 'cuanto antes', pero declinó referirse a los supuestos malos tratos por temor a represalias.

Los padres de Lorena han viajado a la República Dominicana para acelerar la repatriación a una cárcel española. José Luis, en cambio, descarta desplazarse. 'Aquí me siento más útil. El presidente de la Xunta y el presidente de la Diputación de Pontevedra me han ofrecido su ayuda', explica.