Público
Público

El Tribunal Supremo acuerda la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas

La Sala del 61 estima por unanimidad las demandas del fiscal y el Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En sólo dos días la Sala del 61 del Tribunal Supremo ha ilegalizado y disuelto dos partidos.

El martes, el presidente del Alto Tribunal, Francisco José Hernando, convocó una rueda de prensa de urgencia para comunicar que la Sala Especial había decidido por unanimidad estimar las demandas presentadas por Fiscalía y Abogacía del Estado contra Acción Nacionalista Vasca. Y ayer, a través de un comunicado, el Supremo informó de que el Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK, en sus siglas en euskera) corría la misma suerte.

Es la tercera vez que el Alto Tribunal aplica la Ley de Partidos, en vigor desde 2002, para disolver un partido político. Hasta esta semana el único precedente lo constituía el partido que tanto ANV como EHAK han sido declarados culpables de suceder: Batasuna y sus antecesoras, Herri Batasuna y Euskal Herritarrok, que fueron ilegalizadas en marzo de 2006.

La ilegalización de un partido político implica la cancelación de su inscripción registral y 'el cese inmediato de toda actividad', aunque en el caso de EHAK y de ANV esta medida fue acordada cautelarmente por el juez Baltasar Garzón el pasado 8 de febrero en el procedimiento penal que sigue contra ambos partidos y la actual cúpula de Batasuna.A diferencia de ANV, que gobierna en 42 municipios y cuenta con 337 concejales, la representación de EHAK se limita a nueve diputados. Es decir, se reduce al grupo parlamentario, que comparte nombre con la formación.

La disolución del grupo, que en el caso de Batasuna se dilató en el tiempo y supuso la condena por desobediencia del ex presidente del Parlamente vasco Juan María Atutxa, es obligada para EHAK tras la decisión adoptada por los 16 magistrados que componen la Sala prevista en el artículo 61 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Una ilegalización obliga a abrir un proceso de liquidación de los bienes del partido afectado, y el patrimonio que se obtenga se destinará a 'actividades de interés social o humanitario'. Aquí, EHAK también se diferencia de ANV. El primero se inscribió en el Registro de Partidos el 27 de septiembre de 2002 y concurrió a las elecciones de 2005, mientras que Acción Nacionalista Vasca se creó en 1930.

Tanto la Abogacía del Estado como la Fiscalía han defendido en sus demandas de ilegalización que el grupo parlamentario EHAK ha actuado en la Cámara de Vitoria como lo hacían los de Batasuna y, además, estaba controlado por miembros de esta formación.

Su sede, en Usurbil, albergó reuniones de miembros de la Mesa Nacional de Batasuna, y la Policía descubrió que uno de ellos tenía incluso llaves.
Entre sus empleados hay 49 personas, de las que 16 son miembros de la Mesa Nacional y las demás están vinculadas con la formación ilegalizada en 2003, con la que comparte caja, como ANV. En su contabilidad aparecen pagos a integrantes de Batasuna y envíos de dinero al extranjero.

Con estas pruebas y las practicadas en las vistas celebradas en junio, el Supremo ha entendido que EHAK es continuadora de Batasuna.