Público
Público

Trinidad Jiménez: "No podemos dar la espalda a la ciudadanía"

Jiménez afirma que "hoy sale un tren hacia la Puerta del Sol".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Votar pensando en la ciudadanía y no en el liderazgo interno. Esta es la petición que lanzó ayer Trinidad Jiménez a los más de 2.000 afiliados socialistas que la arroparon en el acto de cierre de su campaña de primarias, basándose, de nuevo, en las encuestas que le sitúan con más posibilidades de ganar a Esperanza Aguirre, que su rival Tomás Gómez.

Jiménez afirma que «hoy sale un tren hacia la Puerta del Sol»

'No podemos dar la espalda a la ciudadanía. Ahora hay muchos madrileños que nos están mirando, que les gustaría votar en las primarias, y que les gustaría que ofrezcamos un proyecto ganador para Madrid que permita conseguir un gobierno de progreso', aseguró enfervorizada la ministra de Sanidad.

El público respondió entregado con continuas ovaciones. 'Presidenta, presidenta', o 'estas primarias las vamos a ganar', fueron las proclamas más repetidas. Jiménez tuvo que interrumpir su discurso en varias ocasiones por las alabanzas que le hicieron los asistentes.

La ministra aseguró que, a raíz de las votaciones de hoy, 'va a salir un tren de las agrupaciones, un tren que tiene que llegar en la próxima primavera a la Puerta del Sol'. Y agregó: 'Antes hará una parada en Cibeles para dejar a Jaime Lissavetzky'. El candidato asentía desde la primera fila.

'Tenemos que conseguir que nuestros trenes viajen cargados de votos, de ilusiones, de proyectos, de iniciativas, de lo que somos y representamos los socialistas', insistió en la metáfora la ministra. 'No podemos quedarnos en la estación, porque si nos quedamos, los madrileños que están esperando para acompañarnos también se quedarán en la estación', advirtió. La mayoría de los asistentes se mostraron convencidos de que Jiménez será la ganadora, aunque confesaron que 'la batalla estará reñida'.

Más que un acto de cierre de campaña, el de ayer parecía una fiesta por la igualdad. A los ya habituales carteles con el lema Trini Puede, se sumó una marea de banderas malvas del colectivo feminista, y otras tantas del color del arcoiris, símbolo de la diversidad afectivo sexual.