Público
Público

El TSJ de Valencia pone al borde del banquillo al azote político de Camps

Ángel Luna, acusado de encubrimiento por mostrar un informe sobre las tropelías de la 'Gürtel'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ángel Luna, portavoz parlamentario del PSOE valenciano, azote de Francisco Camps y autor de una querella contra el PP por financiación ilegal que el TSJ se negó a admitir, está desde ayer a un paso del banquillo. Su delito, haber mostrado hace un año en Les Corts un informe de la Brigada de Blanqueo sobre las presuntas tropelías que en 2006 permitieron a la trama Gürtel lucrarse con la visita del papa a la capital del Turia. El juez del TSJ valenciano (TSJCV) que, tras una denuncia del PP, investiga a Luna, le acusa de encubrimiento por negarse a desvelar quién le facilitó el citado informe. El delito de encubrimiento acarrea penas más severas (de seis meses a tres años de cárcel) que aquellas a las que se arriesga el president (multa de tres a seis meses) por haber aceptado, supuestamente, sobornos de la red corrupta en forma de trajes. El PP ya intentó, sin éxito, actuar contra él por un presunto soborno, pero fue archivado.

Iniciada por el TSJCV hace cuatro meses tras una denuncia de los conservadores ante un juzgado ordinario, la investigación en torno a Luna ha corrido mucho más que la abierta sobre Camps en abril de 2009. Tanto es así que en su última resolución fechada ayer el instructor del caso, Juan Montero, da diez días a las acusaciones para que pidan el sobreseimiento, la apertura de juicio o nuevas diligencias. La Fiscalía ya había solicitado el archivo del caso. El PP, que ejerce aquí la acusación popular como en el caso Gürtel, reclamará que Luna se siente en el banquillo. El dirigente socialista recurrirá el auto de Montero ante la Sala del TSJCV. 'Lo realmente grave es que ha desaparecido dinero público, que es lo que decía el informe que mostré', subrayó Luna ayer.

Si el caso va a juicio, Luna se arriesga a penas más severas que Camps

Montero comenzó sus indagaciones después de que la Sala Civil y Penal del TSJCV se declarase competente para investigar a Luna por revelación de secretos, tal como expone el auto de admisión: '[Los hechos] pudieran ser constitutivos de un delito de los previstos en el artículo 466 del Código Penal [revelación de secretos], imputable de momento y sin perjuicio de lo que se desprenda de la instrucción al sr. Luna González'.

Pero Montero cambió de rumbo cuando comprobó que Luna no podía haber perpetrado el delito de revelación, dado que ni es funcionario ni estaba personado en el caso Gürtel cuando enseñó el informe. Y, en lugar de sobreseer el caso, introdujo un delito distinto, el de encubrimiento. El juez mantiene que Luna conocía el carácter secreto del informe, cuyo contenido ha quedado ya corto y viejo: los últimos datos policiales cifran en tres millones el dinero esquilmado por la red Gürtel gracias a los contratos de Canal 9 para la cobertura de la visita papal.

La instrucción sobre el portavoz socialista ha sido meteórica: cuatro meses

Esos documentos policiales permanecen incorporados al sumario Gürtel en Madrid. Y ello por una causa: que el TSJ valenciano se ha opuesto desde el inicio a ampliar el objeto de la investigación a Camps por presunto cohecho impropio. Alegando que el auto de admisión se ceñía a los trajes, el tribunal tiene aún pendiente decidir si investigará otros delitos más graves. Exactamente, los descritos por la Policía, Hacienda y la Intervención del Estado: que el PP ocultó 2,5 millones al fisco en 2007, que muchos de los contratos otorgados a la trama (14 millones de euros) fueron amañados y que el PP y tres empresarios afines pagaron en 2008 a Orange Market 846.000 euros en negro.

Si la Sala del TSJCV no revoca el auto de Montero y este opta por aplicar la doctrina Atutxa que permite abrir juicio aun si sólo lo pide la acusación popular, Luna podría ser procesado antes que Camps.

'Yo no sé si usted acaba de aterrizar de Marte'. Rafael Blasco, portavoz del PP en Les Corts Valencianas, contestó con estas palabras a la redactora de ‘Público' cuando esta le preguntó su opinión sobre la ausencia de explicaciones de Francisco Camps sobre el ‘caso de los trajes'. Blasco aseguró que Camps 'ha dado las explicaciones por activa y por pasiva' y que es el presidente que más veces ha comparecido. Lo que no explicó el portavoz es la táctica que sigue el president cuando se le pregunta si pagó o no los trajes, o a cambio de qué recibió los presuntos regalos. Ante preguntas incómodas, Camps opta por hablar de otro tema o por ignorar a los informadores. En dos años de instrucción, todavía no ha convocado una rueda de prensa para responder a preguntas sobre el ‘caso Gürtel'. Blasco compareció ayer para pedir la dimisión de Ángel Luna.