Público
Público

'Txeroki' se niega a declarar en su primer juicio en España

El fiscal ha reiterado su petición de 15 años de cárcel para el exjefe etarra por enviar un paquete bomba al presidente del Grupo Correo en 2002

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El exjefe etarra Garikoitz Aspiazu, Txeroki, entregado temporalmente por Francia el pasado 30 de mayo, se ha negado a declarar este miércoles en su primer juicio en España por enviar en 2002 un paquete-bomba al presidente del Grupo Correo porque, según ha dicho, no reconoce la legitimidad del tribunal.

'No reconozco vuestra legitimidad para juzgar a ciudadanos vascos. No voy a participar en este espectáculo', ha manifestado el acusado en euskera después de haber desobedecido dos veces la orden de la presidenta del tribunal, Ángela Murillo, de ponerse en pie para declarar, tras lo que la magistrada le ha mandado al habitáculo blindado.

'Ahora ya, si quiere, puede estar sentadito lo que quiera', le ha espetado Murillo cuando los agentes de la Policía Nacional lo acompañaban a la 'pecera', desde donde Txeroki, que ha intercambiado saludos y sonrisas con la decena de simpatizantes que han acudido al juicio, ha anunciado que no iba a contestar a ninguna de las preguntas de las partes.

El fiscal Pedro Rubira, que ha mantenido su petición inicial de 15 años de cárcel para el exjefe militar de ETA por un delito de asesinato terrorista en grado de tentativa, ha dejado constancia de las preguntas que iba a realizar, mientras que su abogada defensora Haizea Ziluoga no ha hecho ninguna 'por expreso deseo' de Aspiazu.

A continuación, ha comenzado la prueba testifical y durante la declaración de los cuatro primeros testigos, que estaban protegidos para no ser vistos por el público, Txeroki se ha acercado hasta en cuatro ocasiones al cristal y se ha agachado para verlos, por lo que Murillo le ha dicho que si quería ver a los testigos se quedara sentado en el primer banco de la 'pecera', pero que no se paseara.

Por los hechos que está siendo juzgado, ya han sido condenados a 15 años de cárcel en octubre de 2010, los etarras Idoia Mendizábal y Asier Arzalluz, que junto con Aspiazu formaban parte del comando 'K-Olaia', en homenaje a la etarra Olaia Castresana, muerta en 2001 en Torrevieja (Alicante) al estallar la bomba que manipulaba.

Los agentes de las fuerzas de seguridad que han comparecido en el juicio han explicado que el paquete-bomba fue interceptado en la furgoneta de reparto de la empresa de mensajería 'Envíos Urgentes 2002' de Bilbao cuando se encontraba en el domicilio de Ybarra antes de que fuera entregado.

El paquete, según uno de los peritos, consistía en una caja de cartón envuelta en papel estraza marrón en cuyo interior se encontraron 225 gramos de Tytadine, un detonador eléctrico industrial, dos pilas y dos remaches de acero, así como un sistema trampa de apertura que provocaría una fuerte explosión y la muerte del destinatario.

En la vista ha declarado el colaborador de ETA Gorka Martínez, que alquiló el piso de Amorebieta que, según la acusación, ocupaban los miembros del comando y en el que en 2003 se hallaron huellas de Txeroki en un mapa y ADN en un cepillo y en un sujetador de Idoia Mendizábal.

En esa vivienda también se encontró una máquina de escribir Olivetti con la que se escribió la dirección de Ybarra en el paquete-bomba, así como los datos de la sede social de la patronal vasca Confebask, cuyo anagrama iba en una etiqueta adhesiva.

Otro de los agentes ha indicado que en los documentos intervenidos al exdirigente de ETA Juan Ibon Fernández Iradi, Susper, en diciembre de 2002 en Francia, había un escrito en el que el también exjefe de la banda Juan Antonio Olarra Guridi, describía la estructura de la organización y sus comandos, entre los que situaba al 'K-Olaia' y le atribuía el envío de tres paquetes-bomba, uno de ellos el de Ybarra.

Según ha señalado el fiscal en su informe final, ha quedado 'suficientemente acreditado' la participación de Txeroki en los hechos porque, en su opinión, 'muy pocas veces un fiscal se encuentra tantas pruebas y tan significativas'.

Sin embargo, Ziluaga ha reclamado la libre absolución de Aspiazu porque 'no existe ninguna prueba de cargo suficientemente válida' para condenarlo.