Público
Público

UGT y CCOO piden parar el AVE y los vuelos transoceánicos

Las centrales llevaron ayer una propuesta de servicios mínimos a Fomento para que sólo opere un 25% de los trenes de cercanías

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La loca guerra de las cifras que envuelve una huelga general tuvo ayer el pistoletazo de salida con la disputa por los servicios mínimos en el transporte, un permanente caballo de batalla entre las autoridades gubernamentales y sindicatos que acaba frecuentemente en los tribunales.

CCOO y UGT hicieron llegar al Ministerio de Fomento su propuesta de lo que son unos servicios mínimos 'razonables' para empezar a negociar, y en los que no contemplan trayectos de largo recorrido en tren ni vuelos internacionales. En el ferrocarril de cercanías, la propuesta sindical sólo compromete el equivalente a un 25% del servicio en hora punta (entre 6 y 9 de la mañana) y en la misma franja horaria de la tarde reducen la prestación del servicio a un tren cada hora.

Habrá un vuelo en los destinos que disten más de 500 kilómetros

Como modelo, las centrales aseguran que han tomado la misma propuesta que presentaron al entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, y que a su vez se inspiró en la que se puso sobre la mesa negociadora del transporte en 1994. Los sindicatos dicen que con esta oferta promueven la 'corresponsabilidad' ya que agilizan la negociación de los mínimos.

En su opinión, la principal diferencia entre los servicios mínimos que se negociaron entonces y los que presentan ahora radica en los transportes aéreos. Sin embargo, también en cercanías hubo entonces polémica y ruptura de las negociaciones apenas cuatro días antes de la huelga del 20-J. Entonces, Fomento propuso unos servicios mínimos en cercanías primero del 50% en hora punta y luego del 25% durante todo el día, que no aceptaron los sindicatos.

Esta tarde el ministerio da su opinión sobre la propuesta sindical

En largo recorrido, (más de 500 kilómetros) Fomento sí retiró su propuesta de mínimos en 2002, y sólo trabajaron aquellos empleados de Renfe que así lo quisieron. Por aquel entonces, sólo operaba una línea de alta velocidad que unía Madrid y Sevilla. La importancia de este servicio en la actualidad, con enlaces a Zaragoza, Barcelona, Málaga o Valladolid, puede provocar que Fomento trate de añadir algún nuevo mínimo en este servicio.

Por lo pronto, el ministerio, que rechazó ayer dar su parecer sobre esta propuesta, ha accedido a reunirse con los sindicatos esta tarde a las cinco para hacer una contraoferta.

El transporte aéreo también es una piedra de toque. Los sindicatos rechazan cualquier vuelo fuera del territorio español, y sólo aceptarán en los aeropuertos españoles a aquellos que hayan despegado de su lugar de origen antes de las 00.00 horas del 29 de septiembre, hora española.

Los sindicatos creen que con la liberalización del espacio áereo (algo relativamente nuevo en la historia española) es suficiente con que haya un vuelo por destino en los trayectos de más de 500 kilómetros. En el paro anterior, se impuso un vuelo por destino y compañía.

En cuanto al servicio por carretera, los sindicatos descartan prestar servicios en las líneas donde haya medios alternativos, y el resto lo reducen a entre uno y cuatro servicios. En el transporte marítimo se asegura un trayecto con los dos archipiélagos y Ceuta.

En la práctica, los servicios de transporte en huelgas anteriores han terminado por estar por encima de estos mínimos exigidos.