Público
Público

El ultraje a Jesús del Gran Poder sacude Sevilla

Un hombre de 37 años arrancó un brazo de la talla el domingo por la noche

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un hombre de 37 años, funcionario de prisiones, identificado por la policía como Luis C. O., arrancó un brazo el domingo por la noche a la talla del siglo XVII conocida como Jesús del Gran Poder, venerada por miles de cofrades sevillanos y creyentes católicos. El atacante, al que la Policía Nacional acusa de un delito contra el Patrimonio, que acarrea penas de cárcel, será puesto hoy a disposición judicial.

La agresión fue grabada por las cámaras de seguridad instaladas por la hermandad del Gran Poder en la Basílica. Además, los agentes investigan un pen drive incautado a Luis C. O. en el que esperan descubrir alguna razón para el ataque, que ha conmocionado al mundo cofrade y a buena parte de los políticos de Sevilla.

Tras ver el vídeo, el hermano mayor del Gran Poder, Enrique Esquivias, describió a la prensa el ataque. Al terminar la misa de las 20.30, el agresor se acercó con normalidad al camarín en el que está situada la imagen, aparentando que iba a darle un beso al talón de la talla o a rezar, una escena habitual en la Basílica. Sin embargo, saltó una barandilla, se subió a la peana en la que está anclada la imagen y comenzó a agredir la talla.

'Le dio varias patadas y le pegó un tirón al brazo', cuenta el hermano. Por el peso, se partió la espiga, un cilindro de madera que conecta el brazo con el hombro y le permite rotar. El agresor también rompió la túnica y la camisa de la talla. El brazo llegó a caer al suelo. Dos policías de paisano, que habían acudido a misa, redujeron al agresor y llamaron a sus compañeros.

Los daños son reparables. 'En tres o cuatro días', según Esquivias, el restaurador Luis Álvarez Duarte la tendrá lista de nuevo. La Hermandad se plantea ahora qué hacer. 'Con una obra de arte es fácil. Estaría detrás de una vitrina. Pero con una imagen de culto es distinto, porque tiene una finalidad de cercanía a sus devotos que no se puede perder', explica Esquivias. La talla está datada en 1620 y se le atribuye al imaginero cordobés Juan de Mesa.

El suceso generó una cascada de sentidas reacciones desde prácticamente todas las instituciones, que lo lamentaron como un hecho muy grave. El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), que asistió a un concierto con motivo del Día Europeo de la Música, le dedicó el Ave María del compositor Charles Gounod a los hermanos del Gran Poder. La edil Rosamar Prieto tachó de 'horrible' el ataque.

El líder del PP sevillano, Juan Ignacio Zoido, que acudió a la Basílica, lamentó 'profundamente' el ataque desde sus 'más hondas creencias y devociones'. El Consejo de Hermandades pidió respeto a todas las creencias. Y por último el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, ofreció su 'solidaridad paternal a todos los hermanos de Sevilla'.