Público
Público

Unidos contra los desalojos

El 15-M, afectados por las hipotecas y asociaciones de vecinos logran aplazar dos desahucios en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sobre las doce de la mañana, con los brazos en alto, Joe Egharevba salió de su casa para agradecer el apoyo de sus vecinos. Había estado a punto de ser desahuciado, por no poder pagarla, de la casa que compró en 2005. El frente común en el que se unieron la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), la Asamblea popular del 15-M de Leganés y la Federación Local de Asociaciones Vecinales, para intentar aplazar el alzamiento, había dado sus frutos.

La comisión judicial estimó que Joe, parado y con dos hijos menores a su cargo, podrá permanecer en su casa hasta el 12 de diciembre. Sin embargo, portavoces de la PAH y de organizaciones vecinales denunciaron que el afectado no pudo tener asistencia letrada durante el encuentro con la comisión judicial.

Hasta la próxima citación Joe podrá, además, seguir negociando con Bankia, actuales propietarios de su vivienda, la condonación de una deuda que ya ronda los 180.000 euros y que Joe estima 'imposible de afrontar'.

En la época del boom del ladrillo, Joe decidió emigrar a España desde Nigeria. No le costó demasiado conseguir trabajo y, en 2005, ya tenía unos pequeños ahorros que invirtió en una vivienda. Entonces tenía un empleo estable en el servicio de limpieza de Metro de Madrid, pero en 2006, se quedó en el paro.

Casi al mismo tiempo vio cómo el importe que de forma mensual tenía que pagar al banco pasó de 921 a 1.500 euros. En 2009, cuando dejó de recibir la prestación por desempleo, dejó de pagar las mensualidades. Ante los impagos, Bankia promovió un proceso de ejecución hipotecaria. Antes, en una subasta pública que quedó desierta, esta entidad se hizo con la casa de Joe por el 50% de su valor de tasación, es decir, 110.550 euros.

En un primer momento, el imponente despliegue policial hacía presagiar lo peor a los ciudanos que acudieron a respaldar a Joe. Entre esas personas estaba María López, estudiante de Medicina a la que no le importó perderse unas horas de clase para 'evitar que alguien se quede en la calle'. A su lado, otra joven, que llevaba una pancarta en la que podía leerse el artículo 47 de la Constitución Española, relativo al derecho a la 'vivienda digna', animaba a sumarse a la protesta a los vecinos que pasaban por allí.

Pasadas las ocho y media de la mañana, se vivieron algunos momentos de tensión cuando la policía amplió el cordón que había dispuesto frente al portal de Joe. Dos mujeres, que ofrecieron en todo momento resistencia pacífica, fueron detenidas por la policía por 'resistencia y desobediencia a la autoridad'. Ambas fueron puestas en libertad horas después, aunque han quedado pendientes de citación judicial.

Entre los que acudieron a intentar parar el desahucio de Joe, estaba también Tatyana Roeva, una de las psicólogas de la PAH. 'Hay gente que está psicológicamente muy perjudicada por los desahucios. La mayoría de los afectados necesitan entre cuatro y ocho sesiones para recuperarse', explica.

También ayer, en Getafe, la presión de la PAH y el 15-M lograron paralizar el segundo intento de desahucio de Isabel Torres y su madre, por no poder hacer frente al pago de la hipoteca. Integrantes de la PAH y de la Asamblea de Getafe, acompañados de dos ediles municipales de IU y UPyD, negociaron con la comisión judicial el aplazamiento del desahucio hasta dentro de 20 días. Ambos concejales se comprometieron a, en ese periodo, buscar una solución para Isabel y su familia.

Las de ayer fueron las dos primeras acciones de una semana en la que la PAH pretende parar ochos desahucios en la Comunidad de Madrid. Hoy intentarán que otra familia de Leganés no se quede en la calle.