Público
Público

UPyD sube hasta los cinco diputados y se convierte en la cuarta fuerza política

La formación, que logra más de un millón de votos, se consolida en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unión, Progreso y Democracia se consolidó ayer como la cuarta fuerza política del país en número de votos pero por muy poco no consiguió su principal objetivo, que era poder formar un grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados (le faltó el 0,29% de los votos). La Ley Electoral, cuya reforma se ha convertido en uno de los principales ejes de la campaña de Rosa Díez, no permitió un éxito rotundo de la formación, que pese a lograr más de un millón de votos y el 4,71% de los sufragios, tan sólo obtuvo cinco diputados.

Su reforma centró también el discurso de Díez de ayer, cuando celebró los resultados. 'Somos el partido que más ha crecido en España. ¿Qué falta para que el nuevo Gobierno cambie la Ley Electoral?', se preguntó la cabeza de lista de la formación por Madrid.

La sorpresa la dio Toni Cantó. El actor, que aterrizó en el partido de Díez tras pasar por Vecinos por Torrelodones y acercarse a Ciutadans, consiguió el escaño por Valencia para la formación. El partido apostó fuerte por esa comunidad y por su candidato, que ha protagonizado numerosas entrevistas en medios de comunicación estatales y que ha sido el portavoz de la fuerza política en algunas intervenciones televisivas.

Cantó es, no obstante, el único representante que obtiene UPyD fuera de la Comunidad de Madrid, que se consolida una vez más como su principal plaza. En ella el partido se convirtió en la tercera fuerza política, por encima incluso de Izquierda Unida, al lograr 328.245 votos y el 10,29% del total de sufragios con el 99,5% escrutado.

La formación culmina con un notable éxito una campaña en la que ha primado el discurso centralista, ya que ha presentado como propuesta irrenunciable la asunción por parte del Estado de las competencias en educación, sanidad y Justicia.

Rosa Díez y su equipo lucharán desde sus escaños en la Cámara Baja por cumplir con su programa electoral que contempla, entre otros asuntos, la creación de un único contrato indefinido o el fin de las ayudas públicas a los sindicatos.

Con los resultados obtenidos ayer, que muestran que UPyD se benefició de parte del descontento social con el PSOE, Díez ve consolidado su proyecto político que creó en 2007 tras la salida de la dirigente de UPyD del PSOE por sus desavenencias con la postura de la dirección de los socialistas respecto a la negociación con ETA.

Desde entonces, acumula éxitos electorales, sobre todo en Madrid, donde en las pasadas elecciones autonómicas obtuvo ocho escaños en la Asamblea regional. Ayer se confirmó que los madrileños volvieron a castigar al bipartidismo en favor del partido de Díez.