Público
Público

Uralde vuelve al banquillo por su activismo verde

El viernes acaba el juicio por su acción en Copenhague

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hombre que aspira a fundar un nuevo partido político verde a tiempo para las elecciones del 20-N, Juan López de Uralde, volverá a sentarse en el banquillo de los acusados en Copenhague el próximo viernes por su protesta en la cumbre del clima de la ONU de 2009. El entonces líder de Greenpeace se enfrenta a penas de hasta tres años de prisión por burlar la seguridad de un banquete organizado por la reina danesa para los presidentes y jefes de Estado presentes en el cónclave de Copenhague. Su formación, Equo, en pleno proceso para convertirse en partido, expresó ayer su apoyo a su portavoz y afirmó estar 'orgullosa de su imputado'.

'Mi intención es presentarme a las primarias de Equo, a mediados de septiembre, pase lo que pase en el juicio de Copenhague', explica López de Uralde. La Fiscalía danesa acusa al activista y a otros diez miembros de Greenpeace de allanamiento de morada, falsificación de documentos y suplantación de funcionario público. En la primera vista del juicio, el 20 de junio, el fiscal recuperó un cargo que, según la ONG ecologista, no se empleaba desde 1934, el de delito contra la reina. El juez pidió entonces a la acusación que justificara esa petición.

El fiscal pide tres años por colarse en un banquete de la reina danesa

La sentencia podría estar lista el mismo viernes o, como mucho, en los 15 días siguientes. Los abogados de los activistas esperan un máximo de tres meses de prisión condicional, aunque el fiscal podría, incluso, retirar los cargos. López de Uralde espera que el proceso judicial no le impida ser cabeza de lista de Equo el 20-N, 'si lo quieren las bases'. El futuro partido, hoy fundación, cuenta con 6.000 simpatizantes, agrupados en la llamada Equomunidad, y unos 2.000 afiliados de pago, según López de Uralde. La intención de los promotores del proyecto es que toda esta base social elija a su líder 'democráticamente' a mediados de septiembre. 'Yo no sé si habrá más candidatos', reconoce el exdirector de Greenpeace.

En sus mejores cálculos, Equo espera 'uno o dos escaños en Madrid', según López de Uralde, lo que contribuiría a la creación de un grupo parlamentario verde en el Congreso con los posibles diputados de la Coalición Compromís, en Valencia, y de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), que hoy cuenta con el escaño de Núria Buenaventura.

Su objetivo es presentarse a las primarias de Equo 'pase lo que pase'

'Equo no se va a presentar a las elecciones en Catalunya, porque allí ya está ICV, que es miembro del Partido Verde Europeo. Somos socios. No tendría sentido competir contra nosotros mismos', explica López de Uralde.

El portavoz de Equo denuncia la 'indefensión jurídica' a la que se enfrenta su plataforma tras la reforma de la Ley orgánica de Régimen Electoral General, aprobada en enero. La nueva legislación obliga a las organizaciones sin representación parlamentaria que quieran concurrir a las elecciones generales a recoger las firmas del 0,1% de las personas con derecho a voto en cada circunscripción en la que deseen presentarse. Este cambio obliga a Equo a buscar 'unas 40.000 firmas' antes del 20-N, según López de Uralde. 'La ley no especifica qué plazos tenemos para recoger las firmas, ni explica si las tiene que validar un notario', se queja el dirigente verde. 'Pero llegaremos al 20-N, seguro', sostiene.