Público
Público

Uralde vuelve a pisar la alfombra roja

El exlíder de Greenpeace dice, tras el juicio por colarse en la cena de la reina danesa, que "ser condenado sería un honor"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La pancarta amarilla que ha sentado en el banquillo al ecologista Juan López de Uralde volvió a desplegarse ayer en Copenhague. El fiscal la mostró por la mañana en la primera fase del juicio contra el exdirector de Greenpeace en España y otros diez activistas, acusados de colarse el 17 de diciembre de 2009 en una cena de gala organizada por la reina Margarita para los presidentes y jefes de Estado presentes en la fracasada cumbre del clima de la ONU. En la pancarta, como mostró ayer el fiscal, se puede leer: 'Los políticos hablan, los líderes actúan'. El fiscal también mostró otras armas empleadas por los miembros de Greenpeace para burlar los controles de seguridad del palacio de Christiansborg: un par de falsas sirenas azules de Policía compradas por unos seis euros y la cartulina adherida al parabrisas de una limusina alquilada que identificaba a López de Uralde como jefe de Estado de la Madre Tierra.

El fiscal circunspecto y con la pancarta desplegada en las manos fue uno de los pocos momentos 'graciosos' del juicio, según recuerda María José Caballero, directora de Campañas de Greenpeace. En su opinión, la acción 'no es motivo para ir a la cárcel', pero cuatro de los activistas ya pasaron 20 días entre rejas en la Navidad de 2009 y el fiscal apunta hasta los tres años de prisión. Como líder de Equo, la fundación que proyecta ser partido político verde y presentarse a las elecciones generales de 2012, López de Uralde tendrá, presumiblemente, una condena en su haber. 'Estar condenado por defender la Tierra sería un honor', explicaba ayer en conversación telefónica tras salir del juicio.

El ecologista critica el empeño del fiscal por 'acusar hasta al gato'. Pese a los graves cargos, que incluyen un delito contra la reina, el abogado de López de Uralde, Jakob Arrevad, cree que los activistas no pisarán la cárcel y serán condenados, como mucho, a tres meses de prisión condicional. 'Yo prefiero no especular sobre la sentencia', matiza el ecologista.

López de Uralde entró al Juzgado de Copenhague acompañado por la activista noruega Nora Christiansen, que se hizo pasar por su consorte en la cena de gala de la reina. Una veintena de miembros de Greenpeace, vestidos con camisetas amarillas con el lema 'Los políticos hablan, los líderes actúan', desplegaron una alfombra roja e hicieron un pasillo a la falsa pareja a la entrada del juzgado. La sentencia se conocerá a partir del 19 de agosto, tras la segunda fase del juicio.