Público
Público

Vacaciones austeras en otro verano marcado por la crisis

Un parado, una familia y un grupo de amigos relatan cómo afrontan los gastos de estas fechas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Llega el verano, los termómetros se disparan y mientras los españoles sufren el bochorno, sus carteras siguen tiritando. Como en los últimos años, la crisis condiciona las vacaciones y, aunque se suele decir que estas situaciones agudizan el ingenio, mucha gente espera meses hasta dar con una oferta que se ajuste a su presupuesto. Otros, como Santiago Santillán, de 33 años, ni siquiera se preocupa de buscar: después de dos años en paro tomarse unas vacaciones es lo último que se le pasa por la cabeza.

Como Santiago, el 31% de los españoles no viajó durante 2010 y, de ellos, la mitad (uno de cada seis ciudadanos) adujo problemas económicos para renunciar al descanso veraniego, según el último Eurobarómetro sobre turismo de la Comisión Europea.

Uno de cada seis españoles no pudo pagarse un viaje el año pasado

Este madrileño, residente en Carabanchel, lleva dos años pateando la capital, currículum en mano, para conseguir trabajo 'de lo que sea'. Explica que ya se le acabó el paro y está a la espera de que le concedan un subsidio. 'Nunca he tenido que pedir ayuda a nadie pero el mes que viene, si no consigo algo, tendré que hacerlo por primera vez para pagar la hipoteca', señala.

Siente 'envidia sana' de los amigos que están en la playa pero es consciente de su situación y, aunque reconoce que le gustaría ir a Cádiz, como hizo años anteriores, cuando trabajaba en la construcción, se tiene que conformar con alguna escapada al pantano de San Juan. Allí pasa el día con su mujer, cargando con una mesa portátil y los tuppers de comida 'para no hacer gasto'. Aunque para desconectar, nada como el pueblo, que se convierte en una alternativa austera. De hecho, Santiago ya piensa en ir a las fiestas y tocar con la charanga. 'Apenas gano dinero, pero me olvido de los problemas durante un rato'.

El Gobierno cree que éste será 'el cuarto mejor año turístico de la historia'

El turismo extranjero en España creció un 7,3% hasta mayo y las buenas previsiones para el periodo estival llevaron al ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, a prever 'el cuarto mejor año turístico de la historia'. Los españoles, por su parte, 'gastarán, como máximo, lo mismo que el año pasado', según las previsiones del presidente de la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes, José Manuel Maciñeiras, quien concreta que, aunque en términos absolutos se pueda darse un incremento de hasta el 3%, 'las cifras están sometidas a la ley del último minuto'.

Maciñeiras advierte de que a causa de los problemas económicos, 'la gente viajará más cerca, menos tiempo y reduciendo gastos' y confirma que el turismo interno es el que más crece, hasta copar el 80% del total de reservas.

En cualquier caso, hay algo de lo que no duda: 'Las vacaciones son irrenunciables para los españoles'. En este sentido, confirma que 'la fórmula de sol y playa sigue funcionando' y ve el futuro del sector a salvo porque 'los jóvenes han asumido, casi genéticamente, este estilo de vida y viajan cada vez antes y más', algo que achaca a la expansión de las compañías low cost y a las facilidades que genera internet.

'Se viajará más cerca, poco tiempo y gastando menos2, según las agencias

Precisamente una de las web de referencia para la búsqueda de viajes, Lastminute.com, ha realizado un estudio en el que analiza el gasto medio de los usuarios en función del país de residencia, concluyendo que los españoles invertirán una media de 728 euros por persona en este periodo.

A la familia Cifuentes Sedano le salen las cuentas. Han pasado varios meses cuadrando ofertas y, como los últimos dos años, estarán la segunda quincena de agosto en Oropesa (Castellón). Una de las hijas, Alba, ya tenía planes hechos de antemano con los amigos de la playa, pero faltaba el visto bueno de los padres.

Para algunos jóvenes, las cuentas están claras: se gastan lo que ganan

Al final, gastarán 2.200 euros entre los tres. 'Sumando el apartamento, las comidas y el resto de gastos, estaremos en la media', cuenta Toñi, la madre, que explica que tienen por norma desayunar y cenar todos los días en el piso para ajustarse al presupuesto.

Hay otros para los que las cuentas están aún más claras. Es el caso de Alejandro Aparicio (Sito) y su grupo de amigos, que responden a los apodos de Joey, Pou, Chichas y Adri. Ellos son estudiantes y trabajan desde septiembre como entrenadores de baloncesto para ahorrar algo de dinero y disfrutar de un buen verano. Lo que ganan, se lo gastan.

Estas vacaciones no han parado: los sanfermines, un festival de música, la playa de Salou (Tarragona) y fiestas en Ribadesella (Asturias). Viajan con la tienda de campaña a cuestas, buscan los sitios más económicos y gastan lo justo en comida. Pero hay algo en lo que no escatiman: 'Todas las noches caen unas cervezas y la botella de whisky'. Así calientan motores para enlazar una jornada de fiesta tras otra.

Pero no todos tendrán que apretarse el cinturón de la misma forma a la hora de irse de vacaciones. Y es que, según un reciente estudio de la consultora Deloitte, España sigue siendo el noveno país con más millonarios del mundo, ya que existe un millón de hogares cuyo patrimonio supera el millón de dólares (unos 700.000 euros).