Público
Público

Vacaciones en máxima alerta...pero vacaciones

Rajoy y sus ministros se reservan unos días sin alejarse de Madrid y sin descartar más convocatorias extraordinarias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Poco a poco, el Gobierno ve cómo según avanza el mes de julio, los días de vacaciones que se iba a tomar en agosto se acortan por culpa de una prima de riesgo que se niega a desinflarse y que amenaza, incluso, con no dar al Ejecutivo ni un solo día de descanso. Atrás quedó el agosto 'horribilis' de José Luis Rodríguez Zapatero en 2011, con la prima en más de 400 puntos básicos e impidiendo al entonces presidente del Gobierno conciliar el sueño en su también acortado retiro en el Palacio de las Marismillas de Doñana (Almonte, Huelva). Hoy, Mariano Rajoy vería incluso como una bendición que la prima se situase en los niveles del año pasado por estas fechas.

En 2011, Zapatero se fue a Doñana el 5 de agosto y regresó a La Moncloa para el Consejo de Ministros extraordinario que convocó el 19 de agosto. Este año, el presidente Rajoy ha convocado tres Consejos de Ministros los días 3, 24 y 31 de agosto y su idea es retirarse a Galicia entre la primera y la segunda convocatoria, despacho con el rey en Marivent (Palma de Mallorca) por el medio, previsiblemente en la semana del 13. ¿Qué impediría a Rajoy visitar su tierra este mes? El desconcierto es absoluto en este sentido, pero el Gobierno vuelca su confianza en que las cosas mejoren en los próximos días gracias a la implorada intervención del Banco Central Europeo (BCE) para frenar la sangría de la financiación de España y relajar la prima de riesgo.

Agosto será, prácticamente, un mes como otro cualquiera del curso político

Con todo, desde La Moncloa no descartan convocar un Consejo de Ministros el 10 o el 17 de agosto, convirtiendo prácticamente este mes en otro cualquiera del curso político a efectos de actividad. El mensaje para los ministros está claro: todos cerca de Madrid por si hay que regresar enseguida. Si esto ocurriera, es que la situación económica del país ha llegado al peor nivel posible y, aunque oficialmente ni se menciona el rescate, dicha situación equivaldría a la intervención total de España.

Los planes de Rajoy, en principio, pasan por acudir a su retiro habitual de la Rías Baixas, aunque no se alojaría en la vivienda que tiene frente a la Praia de Silgar en Sanxenxo (Pontevedra), sino en la que su hermano tiene en Punta Seame, en la localidad vecina de Portonovo. La máxima prioridad del mandatario es ver a su padre, 'muy delicado de salud', informan en el Gobierno, y al que el jefe del Ejecutivo está muy unido. Mientras el presidente esté fuera de Madrid de vacaciones, será Soraya Sáenz de Santamaría quien tome las riendas del Gobierno, aunque como reconocen en Moncloa, el avance de las tecnologías permite a todo el Ejecutivo estar puntualmente informado y conectado.

Ningún miembro del Gobierno tiene previsto salir del país en los días que finalmente les queden libres y se limitarán a viajar a sus lugares habituales de descanso o a visitar a sus familias en sus lugares de origen. También los diputados conservadores disfrutarán de unas vacaciones en máxima alerta: el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Alfonso Alonso, les ha indicado que se mantengan 'a menos de 24 horas de tiempo de distancia de Madrid', ante la incertidumbre de mes de agosto que se avecina y que podría requerir de la mayoría absoluta del PP en alguna votación urgente. El propio Alonso dedicará sus vacaciones a sus hijos y familia en Euskadi, de donde es originario.

Alonso pidió a los diputados que se mantengan ' a menos de 24 horas de distancia de Madrid'

Por su parte, a la cúpula del Partido Popular le resulta complicado concretar nada, a la espera de los acontecimientos y de coordinarse con el Gobierno. El partido 'no cierra' en vacaciones y los actos y ruedas de prensa de sus principales dirigentes seguirán teniendo lugar con normalidad, aunque muchas de las comparecencias se efectúen desde los lugares de vacaciones de los dirigentes conservadores y no desde la sede nacional de la calle Génova. La secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, tiene previsto acudir unos días a su casa de Marbella, en la exclusiva zona de Guadalmina, con su marido y su hijo, como hace todos los años. Así podrá permitirse descansar un poco y estar a pocas de Madrid, en caso de ser requerida por el presidente del Gobierno, con quien permanece en constante comunicación.