Público
Público

Un vacío legal protege a los turistas sexuales españoles

Una asociación denuncia la actual "situación de impunidad" para este tipo de críminales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Justicia española no ha condenado nunca a un solo turista sexual del país. La Asociación Catalana por la Infancia Maltratada (ACIM) lo denunció este lunes, al tiempo que lamentaba la impunidad que gozan los viajeros que usan las redes de prostitución infantil en el extranjero.

Isabelle Peris, portavoz de ACIM, explicó que el principio de extraterritorialidad de la Ley Orgánica del Poder Judicial permite juzgar a los presuntos pederastas españoles que actúen fuera de las fronteras españolas. Sin embargo, según denunció Peris, la 'ambigüedad' del Código Penal en este tema, unida a la falta de 'campañas de sensibilización' y a la 'ausencia de mecanismos eficaces de cooperación policial internacional' han conducido a la actual 'situación de impunidad' para este tipo de críminales.

Según ACIM, la legislación española es una de las más tolerantes de la Unión Europea en materia de explotación de menores y tiene pendiente desde enero de 2006 adaptarse a la normativa europea en la materia.

'En España no se puede perseguir con la ley en la mano al cliente de prostitución infantil, sino sólo al proxeneta', explicó la portavoz de esta asociación. Esta jurisprudencia, añadió, 'responsabiliza al menor de su propio grado de corrupción'. La entidad denunció que España no realiza las llamadas pruebas preconstituidas, que permitirían tomar declaración en el país donde se ha producido el delito.

De acuerdo a los cálculos realizados por ACIM, entre 30.000 y 35.000 españoles viajan cada año a Latinoamérica expresamente para tener relaciones sexuales con niños, niñas y adolescentes. Además, entre 2006 y 2007 creció un 72% el número de delitos por consumo de pornografía infantil.

En Italia, Francia, Inglaterra, Alemania y Estados Unidos, entre otros Estados, ya se han producido condenas contra ciudadanos nacionales por abusos, agresiones o corrupción de menores fuera de sus lugares de origen.