Público
Público

Valencia se blinda con libros para defenderse de las porras

Miles de personas llenan el centro de la ciudad en la protesta más multitudinaria de los últimas días para condenar la violencia policial y exigir la dimisión de la delegada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A pesar de la dureza de las cargas de las fuerzas de seguridad de ayer en Valencia, las reivindicaciones continúan e, incluso, se intensifican. Miles de personas han llenado el centro de la ciudad de manera pacífica, junto al Instituto Lluís Vives, símbolo de la ya conocida como 'primavera valenciana' , en la jornada de protesta más multitudinaria de los últimas días, informa Belén Toledo.

El mensaje ha sido claro: no a la violencia. Los concentrados han portado libros en alto y no paran de repetir: 'estas son nuestras armas'. Estudiantes, representantes políticos de la oposición, responsables sindicales, profesores y padres de alumnos, están siendo vigilados desde el aire por un helicóptero del Cuerpo Nacional de Policía y por varias unidades de la Policía Local en tierra.

Dos concentraciones, no comunicadas a las autoridades, han confluido junto al centro educativo. Una, la convocada junto al mismo instituto, y la otra, una marcha protagonizada por los estudiantes de la Facultad de Geografía e Historia de la Universitat de València. Los universitarios, que han pasado la noche encerrados con permiso de la decana, han marchado a pie (una media hora de camino) desde la facultad hasta el Lluís Vives con una consigna principal como bandera: 'delegada dimisión', en referencia a Paula Sánchez de León, que hoy ha abierto un expediente para comprobar si hubo 'exceso policial'.

La jornada transcurre sin que se haya registrado ningún incidente 

El contraste con la jornada de ayer es muy grande. Los agentes antidisturbios se han mantenido al margen y los policías locales sólo intervienen para regular el tráfico. Desde primera hora de la tarde permanece cortada la calle del Marqués de Sotelo -que une la plaza del Ayuntamiento con la calle de Xàtiva, a la altura de la estación del Norte-, así como un tramo de Xàtiva.

Tras abandonar las inmediaciones del instituto Lluis Vives, los manifestantes se han encaminado hacia la plaza del Ayuntamiento y posteriormente se han detenido ante la Delegación del Gobierno, donde han pedido la dismisión de la delegada.

Ya en la plaza de España, uno de los puntos neurálgicos de Valencia, los manifestantes han hecho una sentada cortando el tráfico, desde donde han decidido dirigirse hasta la sede del Partido Popular (PPCV), tras pasar ante la Jefatura Superior de Policía. 'Hoy estamos todos, hoy no somos niños' o 'Esto nos pasa por un gobierno facha' han sido algunas de las consignas que se han podido escuchar a lo largo de la manifestación.

La jornada ha transcurrido con normalidad y sin que se haya registrado ningún incidente. Sin embargo, y a pesar del carácter pacífico de los manifestantes, la Policía ha reforzado su dispositivo en Valencia con 150 nuevos agentes procedentes de Barcelona, Sevilla y Valladolid.

'Cuanta más violencia usen, más seremos', reza una pancarta 

En la concentración pueden verse pancartas contra los recortes educativos y, sobre todo, contra la actuación policial. 'Cuanta más violencia usen, más seremos', 'por una educación pública, laica y de calidad', 'detinguts, llibertat' (detenidos, libertad), 'esta es la juventud del papa' o 'cap agressió sense resposta' (ninguna agresión sin respuesta) son algunos de los lemas escritos y coreados en la concentración.

La protesta sirve de preludio a la 'gran manifestación' convocada para mañana a las 18 horas. La marcha, que será comunicada hoy oficialmente a la Administración del Estado, partirá del Lluís Vives y culminará frente a la sede de la Delegación del Gobierno. Esta medida ha sido pactada en una reunión urgente celebrada en el teatro El Micalet entre una veintena de colectivos cívicos, asociaciones estudiantiles, sindicatos y partidos políticos, entre ellos el PSPV-PSOE, Esquerra Unida y la coalición Compromís.

El principal objetivo de la manifestación es apoyar a los estudiantes

El principal objetivo de la manifestación es apoyar a los estudiantes, 'los únicos que están dando la cara de verdad', según ha subrayado la madre de una menor que fue detenida durante las concentraciones de la pasada semana. También reafirmará el rechazo de la comunidad educativa hacia los recortes presupuestarios en este sector y además se exigirá la dimisión de la delegada del Gobierno, a quien consideran máxima responsable de la 'brutalidad' con la que a su juicio ha actuado la Policía durante estos días.

Además de esta protesta, los asistentes a la reunión han acordado dar cobertura a otras concentraciones en defensa de la enseñanza pública, como una 'bicifestación' que se celebrará mañana a mediodía y una manifestación que tendrá lugar el próximo día 25 a favor de los servicios públicos.

La asamblea ha incidido especialmente en apoyar la huelga de enseñanza secundaria y universitaria convocada por sindicatos estudiantiles para el próximo día 29. También han acordado canalizar la defensa de los detenidos, los que ha habido hasta el momento y los que pueda haber, a través de los servicios jurídicos de sus principales entidades y articular un cauce común para interponer reclamaciones por daños.