Público
Público

Varios empresarios detenidos por blanquear dinero del narcotráfico

El blanqueo se realizaba en Bolivia a través de sus negocios ubicados en el Norte de León y Portugal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Nacional ha detenido a varios empresarios acusados de blanquear dinero en Bolivia procedente del narcotráfico para lo que utilizaban la infraestructura bancaria de sus negocios ubicados en la provincia de León y en el norte de Portugal.

Según ha informado la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, en la operación, en la que se han intervenido 425.000 euros procedentes del tráfico de drogas, han sido detenidas 10 personas, entre ellas los propietarios de los negocios utilizados para blanquear el efectivo obtenido de la venta de estupefacientes.

La primera de las detenciones fue la de un empresario cuando pretendía recoger el dinero de una de las proveedoras de cocaína en un domicilio de Madrid. El arrestado portaba 180.000 euros e instrucciones sobre lo que debía hacer con el dinero. Mientras, en Ponferrada fue apresado el resto del grupo de blanqueadores, a los que se les intervinieron 225.000 euros en efectivo.

Además, la policía se incautó de una máquina de contar dinero, numerosa documentación bancaria, contabilidad parcial manuscrita en la que recogían las cantidades enviadas y las comisiones que le correspondían a cada uno de ellos, y se bloquearon 95 cuentas bancarias.

A principios de este año, los investigadores detectaron a un grupo de personas residentes en Ponferrada (León) y en otras ciudades cercanas que habían iniciado una importante actividad financiera aparentando relevantes inversiones en Bolivia cuando su finalidad real era ocultar dinero obtenido del tráfico de cocaína.

Los agentes localizaron en Madrid a los miembros de la organización encargados de recibir y distribuir la droga en España, un grupo de ciudadanos bolivianos que recibía instrucciones directas de los responsables de la organización en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Estos individuos recibían la cocaína a través de correos humanos y después la repartían a traficantes de otras provincias españolas como Barcelona y Tenerife. Para poder llevar a cabo el blanqueo, los traficantes recurrieron a los servicios de un grupo de personas dirigido por un empresario de Ponferrada, con el que colaboraban otros administradores también de la región leonesa.

Los miembros de este grupo empleaban dos sistemas diferentes para trasladar el efectivo hasta Bolivia: uno mediante traslados físicos del dinero y otra, a través de la infraestructura bancaria de la que todos ellos disponían.

Por sus servicios, los empresarios cobraban a la organización entre el 8 y el 10 % de las cantidades enviadas. En cada transacción bancaria se transfería el capital al responsable de la organización como si se tratara de inversiones inmobiliarias por cuenta de los empresarios españoles de tal forma que entre marzo y septiembre la banda envió a Bolivia más de 6 millones de euros.