Público
Público

"Los vascos no están pensando en la independencia, ni en nada parecido"

El presidente del PSE-EE desconfía de las encuestas y asegura no creerse que "un lehendakari que ha traído la paz" no vaya a tener en las urnas el "agradecimiento" correspondiente por parte de los vascos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Decidió abandonar la política institucional al final del verano y diez meses después de cumplir con uno de sus sueños: el fin definitivo de la actividad terrorista de ETA. Jesus Eguiguren (Aizarna, Gipuzkoa, 1954) rebosa de satisfacción por haber contribuído a la paz a través de las negociaciones que entabló con la banda terrorista y con la izquierda abertzale. Tras pasar 29 años como diputado del Parlamento vasco, el presidente del PSE-EE no ha podido resistirse a participar en la campaña electoral que vive Euskadi a pesar de que, según todas las encuestas, podría concluir el domingo con la salida de su partido y del lehendakari, Patxi López, del Gobierno vasco. Son las primeras elecciones 'en libertad' y Eguiguren quiere disfrutarlas hasta el final. La entrevista con Público tuvo lugar por teléfono la semana pasada, después de que repartiera rosas en un municipio costero de Gipuzkoa, en un acto con el lehendakari. 

¿Coincidió con el lehendakari en que era el momento adecuado para convocar elecciones?

Sí. Hizo lo que había que hacer. Su misión ya la había cumplido porque había traído la paz, había mantenido la situacion económica y había traído la convivencia. Pero al quedarse sin la mayoría en el Parlamento lo que procedía era dejar claro cuál iba a ser la siguiente etapa. Pero tampoco se han adelantado mucho, apenas unos meses. 

¿López se sintió deslegitimiado para continuar?

No tiene nada que ver que se haya quedado sin la mayoría con sentirse deslegitimado. Podía haber seguido gobernando si hubiera querido, pero la situación no está para bromas. La gente no hubiera entendido que, por cálculos electorales, se prolongase la legislatura.

Las encuestas vaticinan un fuerte retroceso en el respaldo al PSE. ¿Qué es lo que no han entendido los vascos de su gestión?

Hay que esperar a los resultados. Pero hay un problema que afecta a todos los partidos, que es que la situación es muy crítica y hay mucho escepticismo ante la actividad de los partidos. Quizá no haya el entusiasmo de otras veces, pero no sólo hacia el PSOE, hacia ningún partido. Vamos a esperar al resultado, porque yo no me creo que un lehendakari que ha traído la paz, que ha mantenido la situación económica y que ha traído la convivencia no vaya a tener el agradecimiento correspondiente por parte de los vascos, que son gente pragmática. Yo creo que vamos a tener un buen resultado.

Lo cierto es que los sondeos auguran la ruptura del histórico equilibrio entre fuerzas nacionalistas y no nacionalistas, a favor de las primeras. ¿Son los vascos más independentistas sin ETA?

Hablamos de hipótesis. Habrá que ver si EH Bildu y PNV logran un buen resultado. En estos momentos los vascos no están pensando en independencia ni en nada parecido. Están preocupados por su futuro económico y su futuro como país. La independencia no les preocupa ni a los del PNV ni a los de Bildu. Y sobre el equilibrio de fuerzas, creo que es artificioso contabilizar a PNV y a Bildu por un lado y a los demás por otro. La gente no vota con esos esquemas.

¿Veremos algún día en las calles de Bilbao una manifestación similar a la que tuvo lugar en Barcelona en la Diada?

Lo de la manifestación ha sido lo de menos en Catalunya. Allí hay un sentimiento nacionalista compartido prácticamente por toda la sociedad. El País Vasco es distinto. Estamos más divididos y cada provincia tiene su propia sensibilidad. Es mucho más difícil crear un consenso y en Catalunya, al final, se van a limitar a obtener una serie de ventajas económicas, porque ahora se sienten maltratados. Pero no va a llegar muy lejos. La independencia no llega de la noche a la mañana. Me parece que ese camino es para sacar unos votos, pero no para hacer nada importante. 

En Euskadi, el PNV se ha desmarcado del discurso de CiU, pero también reclama más soberanismo.

Supongo que el PNV hace la campaña en base a sondeos y ve que la gente no está en esas cosas. Está haciendo un discurso moderadísimo, e incluso trata de desmarcarse de los catalanes. Pero es un partido nacionalista que no va a renunciar a sus objetivos.

¿Sería el momento de hacer una consulta entre los vascos sobre el modelo territorial?

Los vascos tienen cosas más importantes que hacer. Hay que acabar con las consecuencias del conflicto que hemos vivido, conseguir la reconciliación, la convivencia... Tenemos muchas cosas pendientes pero no creo que haya un consenso suficiente como para hacer una consulta de esas características. Yo si fuera nacionalista lo último que haría sería agotar esa vía. Si queremos avanzar tenemos que hacerlo con consenso y no por la vía de la división. No sé lo que harán, pero ya vimos cómo acabó su aventura de hace unos años. Este pueblo es muy sabio y muy viejo y no se pueden hacer experimentos. 

Si el PNV llega a la lehendakaritza. ¿Estarían garantizados los servicios sociales tal y como los conocemos?

El único que garantiza que no haya una disminución de las prestaciones sociales es Patxi López. Así se ha comprometido y así lo ha demostrado. Cualquier otro que venga va a hacer los recortes que está haciendo el PP en Madrid, en mayor o menor medida. Y los afectados serían las capas sociales más sensibles. El único que se ha comprometido a mantener la situación es Patxi López.

Por tanto, si renueva su mandato, ¿López no recortará en educación y sanidad?

Claro, ese es su lema. Ahora lo ha demostrado y la gente también lo tendrá en cuenta. 

EH Bildu también se ha comprometido a mantener esa misma protección social, e incluso a ampliarla. 

Pero tiene que ser consciente de que no es aquella fuerza que sólo sale a manifestarse. Está gestionando en Gipuzkoa y en San Sebastián, y los resultados de esta gestión también han implicado recortes. No pueden ir como si ellos no estuvieran sometidos a las circunstancias económicas. No creo que sean el mejor el ejemplo en ese sentido. A ellos no les votarán por su gestión sino por un sentimiento de identidad, pero donde han gobernado no han demostrado, precisamente, un espíritu social. Han hecho lo mismo que el PNV.

Lo cierto es que desde el fin de la actividad armada de ETA, la izquierda abertzale no ha parado de crecer y parece que eso mismo sucederá el día 21. 

Lo de los resultados electorales es como las mareas. Cuando suben siempre bajan y cuando bajan siempre suben. Si el buen resultado electoral ha contribuido a que se sientan satisfechos y haya sido más fácil el camino que han recorrido, bienvenido sea. Pero como para cualquier otro partido, los resultados serán un día buenos y al siguiente malos. Pero sí, la gente prefiere un partido democrático que no está vinculado a ninguna organización terrorista, que lo contrario. Pero eso no garantiza el voto permanente.

¿Ve factible y positivo un pacto de izquierdas que aglutine a PSE, EH Bildu, Ezker Anitza y Ezker Batua? ¿O considera que lo adecuado sería pactar con el PNV?

El PSOE, por tradición, tiene prohibido hablar de pactos antes de las elecciones.

¿Qué pasos debería dar el Gobierno para afianzar el final del conflicto vasco?

Tiene que tratar esta cuestión para que se pase cuanto antes. Pero el PP ha creado una serie de monstruos que se le vuelven en contra cada vez que intenta hacer algo en esta materia. El asunto está paralizado y no está haciendo grandes cosas, y puede que la opinión pública se dé cuenta de que desde Madrid no se ha sido consecuente con lo que ha ocurrido. 

¿Se tendría que acercar a presos, impulsar una negociación, restaurar el diálogo...?

Tampoco he visto por parte de Bildu que hayan presentado ningún plan para solucionar el asunto de los presos. Por tanto, yo creo que hasta las elecciones tampoco ellos están muy interesados en que esto se solucione, porque viven mucho del victimismo. Después también les corresponde a ellos hacer un planteamiento que, comparta o no el Gobierno, sea razonable y pueda ser comprendido por los vascos, y no ofenda a las víctimas y sea viable. Los problemas que tienen ellos no se los va a resolver el PP.

¿Sigue defendiendo que el futuro de Euskadi está mejor dentro de España?

No me lo imagino fuera de España porque para eso tiene que haber un consenso. Eso no se hace por el 51% y estoy seguro de que si hoy se hiciera un referéndm ni siquiera se llegaría a esa cifra. La gente votaría por seguir en España con un pacto en el que los vascos nos sintiéramos libres. La independencia es la negación de la nación vasca, porque nunca va a entrar Navarra ni van a entrar los vasco-franceses. Yo si fuera nacionalista nunca iría por la vía de la independencia, iría por la vía de ir creando lazos entre los territorios vascos. 

¿A través de un sistema federal en el Estado?

El federalismo es para el resto de España. El País Vasco ya tiene un estatus especial, que le da posibilidades para hacer las reformas necesarias. Los que no están de acuerdo con este estatus tienen que conseguir el apoyo de los vascos, pero no el de Madrid.

¿Cuál puede ser la salvación del PSOE? ¿Cree que podrá recuperar la confianza de los ciudadanos?

No es un tema que me preocupe. Tiene muchos años de historia y más de la mitad se los ha pasado en la clandestinidad. Yo he conocido muchos resultados electorales adversos, por lo que dentro de cuatro años ya veremos. El PSOE estará recuperándose.

¿Se ven las cosas más claras desde la segunda fila?

Se ven con más tranquilidad. Pero eso de que sean las primeras elecciones plenamente libres y sin ningún incidente, cuesta creerlo. De la noche a la mañana somos la sociedad más pacífica de toda España, y donde el vínculo entre la población y sus políticos está menos deteriorado, por mucho que se hable de lo contrario. Estamos en el territorio en el que mejor se está en estos momentos de toda España.