Público
Público

Vázquez cree "cerrada" la crisis en Ourense tras la salida de su alcalde

El candidato socialista a la Xunta dice que la dimisión de Rodríguez le "honra" y que el partido no obstante ya había tomado decisiones "claras y rotundas" al darle de baja como militante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manuel Pachi Vázquez, el secretario general de los socialistas gallegos y candidato a la Presidencia de la Xunta, llegó este viernes a Madrid con un problema menos. Un obstáculo removido para su campaña. Ayer dimitió su compañero de partido Francisco Rodríguez como alcalde de Ourense tras verse imputado en el caso Pokémon. El PSdeG-PSOE considera ya finiquitado el lío: 'Desde la presunción de inocencia, ese calvario que tiene que vivir cada uno no se lo puede trasladar uno ni a tu partido, ni a tu ciudad ni a tu país. Las decisiones honran a aquellas personas que dimiten de un cargo –dijo, sin mencionar siquiera el nombre del hasta ahora regidor– para llevar la demostración de su inocencia con un carácter propio. Por tanto, yo acepto y doy por cerrado prácticamente ese caso'. Afirmación taxativa que dejó ante el auditorio que acudió al desayuno informativo de Nueva Economía Fórum en el hotel Palace de la capital. 

El candidato espera que a partir de ahora se hable del futuro de Galicia

Vázquez subrayó que la dirección de los socialistas 'cumplió' con sus deberes de manera 'dolorosa', y con 'complicidad de los cargos afectados', al suspender a Rodríguez cautelarmente de militancia en cuanto el juez decidió dejarle en libertad bajo fianza. Fueron decisiones, enfatizó, 'rotundas, claras y contundentes' para que no cupieran dudas en el electorado. No obstante, como gesto todavía de confianza, el líder del PSdeG aseguró que después de todo el proceso judicial Rodríguez podría ser aún declarado 'inocente'. Es igual, observó, es el 'peaje' que tienen que pagar los cargos públicos. De cualquier modo, y siguiendo esa filosofía de caso 'cerrado', Vázquez expresó su deseo de que a partir de ahora se hable de Galicia, 'del futuro de la sanidad, de sus sectores estratégicos, de educación, de sanidad'. 

Esa es la prioridad de los socialistas, confrontar su modelo con el del PP de Alberto Núñez Feijóo en unas elecciones que serán el 'último referéndum' de las 'políticas conservadoras', donde Galicia había actuado de 'laboratorio' de ensayo de los recortes. Vázquez explicó que su programa incluye la reducción de gasto improductivo, 'simplificación' de las administraciones, una fiscalidad 'justa y distributiva que va a repartir la carga entre los que más tienen' y un 'blindaje de los servicios públicos', de la sanidad y la educación singularmente. 'En Galicia lo único que no queremos es continuar con la senda del sufrimiento sin sentido. Lo que queremos es un país esperanzado y optimista. Un Gobierno, como tiene que pasar en España, que no se ponga de perfil ante la crisis, que se convierta en el motor que tire de la economía', resumió el candidato.

No ve 'importante' la irrupción de Alternativa Galega, sí la de Mario Conde

De momento, el PSdeG cree que el partido en Galicia está 'tremendamente abierto'. Ya lo estuvo en 2005 y en 2009, cuando el Gobierno dependió de un solo escaño. Para el 21-O, no obstante, el panorama es distinto. El BNG se fracturó y pujan por entrar en el Parlamento la coalición de izquierdas Alternativa Galega de Esquerda (suma de Esquerda Unida, Anova, Equo y Espazo Ecosocialista) y la derechista Sociedad Civil y Democracia de Mario Conde. Vázquez sostuvo que la irrupción de Alternativa Galega es 'poco importante' porque el peso del nacionalismo se ha situado en Galicia tradicionalmente en el entorno del 15-18%. Sin embargo, sí le parece más novedosa la fisura del otro extremo, ya que Conde 'es el mascarón de proa de una escisión de la derecha gallega, porque la mayor parte de la gente que va en las listas son excargos del PP'. Tampoco se metió en hacer muchas 'cábalas'. 'Con mi futuro tengo bastante –se le escapó–. Yo tengo la ilusión de encabezar un Gobierno de progreso, de amplísima mayoría del PSdeG'. 

'Yo reclamo para la comunidad máximo autogobierno y máximas competencias'

Pero el Madrid 'gallego' al que llegó Vázquez hoy –como dijo metafórico el presentador del candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba– también quería saber su opinión sobre la madeja catalana y sobre la difícil posición del PSC ayer, que se abstuvo en la resolución que da vía libre a la consulta sobre la independencia de Catalunya 'preferentemente' en la próxima legislatura pero que sí defendió en su propuesta, que salió derrotada, la opción de un 'referéndum o consulta acordado en el marco de la legalidad'. El candidato gallego evitó el charco y apuntó que las propuestas 'de otra federación' del PSOE son competencia de esa federación, y ella es la que tiene que 'decidir'.

Sí señaló que el PSdeG no cree en opciones secesionistas. Su partido 'está cómodo en este modelo de Estado autonómico y constitucional', y Galicia también se halla 'cómoda' en ese modelo. Vázquez presentó a los socialistas como la tercera vía 'equilibrada', la que se encuentra entre un PP que, 'con Rajoy y con Feijóo', 'no cree en el Estado autonómico, que lo socava' y una CiU que plantea la 'huida hacia delante', la independencia. Ahora bien, los socialistas quieren exprimir al máximo las posibilidades de la Carta Magna: 'Dentro de la Constitución, yo reclamo para Galicia el máximo autogobierno y las máximas competencias. No habrá ni un paso atrás en la búsqueda de autogobierno y de las máximas competencias y de las máximas garantías del Estado autonómico'. ¿Y el Estado federal, hacia el que el PSOE cree que hay que avanzar? 'Puede ser un punto de llegada –dijo, para marcar un límite–. Si en un momento determinado, hubiese un consenso generalizado para modificar la Constitución hacia un Estado federal, yo creo que todos estaríamos cómodos, desde luego las comunidades históricas'. 

Vázquez se pronunció sobre otro asunto de peso de la campaña gallega: el presunto acuerdo de la petrolera mexicana Pemex y la Xunta. El candidato pidió manejar los datos 'con todas las cautelas'. 'Hay confusión y electoralismo. Me parece magnífico que se consigan contratos si es cierto, pero no puede hacerse de manera rara', advirtió, para pedir a Feijóo que, para despejar todas las 'dudas, la desconfianza y la incertidumbre', mejor 'enseñe los contratos'. 

-'El PSOE no está de acuerdo con el derecho a decidir'