Público
Público

Velasco abandona la política

Griñán convoca una ejecutiva extraordinaria para analizar las consecuencias de la ‘espantada’

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rafael Velasco, de 37 años, elevado por José Antonio Griñán al cargo de vicesecretario general del PSOE andaluz hace menos de un año, ha abandonado la política. Velasco, en una nota enviada este miércoles por la tarde, explicó que se marcha porque “la campaña de acoso y derribo desarrollada” contra él y, lo que más le “duele”, contra su mujer, le “ha originado un daño personal y familiar de consecuencias insoportables”. La esposa de Velasco, Antonia Montilla, con la que ya tiene una hija, tiene un embarazo complicado y el pasado lunes fue ingresada con un cuadro de ansiedad. La dimisión de Velasco, una apuesta personal de Griñán, causa una nueva crisis en el PSOE andaluz, que este miércoles el partido se esforzó en negar. El presidente, que se fajó para evitar la espantada de su número dos y no pudo conseguirlo, ha convocado una ejecutiva extraordinaria mañana para analizar la situación. Fuentes cercanas a Griñán afirmaron que el presidente está “jodido”.

La campaña de acoso y derribo a la que se refiere Velasco se resume en la publicación por el diario El Mundo de una serie de informaciones, en las que se decía que Aulacen Cinco, la academia de formación profesional que regenta en Córdoba su esposa, había recibido 730.000 euros en subvenciones públicas, el 0,64% del total que se repartió en esa provincia, según la Consejería de Empleo. Juan Pablo Durán, candidato del PSOE en Córdoba, aseguró a Público que entre 2005 y 2009 la Junta destinó a Córdoba, en ayudas para formación, un total de 80 millones de euros. De los cursos se han beneficiado unas 30.000 personas en 900 entidades diferentes, agregó Durán, informa Rafael Villegas.

'La campaña de acoso me ha causado un daño insoportable'Este miércoles, el PSOE distribuyó un escrito firmado por Plácido Fernández-Viagas, letrado del Parlamento andaluz, que lleva por encabezado: “Notas para el letrado mayor”. El texto defiende que no existe incompatibilidad alguna entre Velasco y las ayudas de la Junta de Andalucía a su mujer. El argumento es el siguiente: “La consecuencia sacada por los medios –El Mundo apuntó que podía incumplir la ley de incompatibilidades– es absurda. A tal conclusión se podría llegar única y exclusivamente si el diputado administrara el patrimonio de su mujer”.

Velasco y su mujer tienen un régimen de separación de bienes. El letrado añade: “Una interpretación contraria vulneraría principios elementales del derecho civil. El cónyuge no titular no asume responsabilidad alguna. Se trata de una garantía establecida en defensa de la mujer desde la segunda mitad del siglo XX”.

“Siempre he permanecido al margen –afirmó Velasco en la nota– de la actividad profesional de mi mujer”. Sin embargo, agregó: “A pesar de esto he dimitido por dignidad personal y coherencia política con lo que siempre he defendido, la ejemplaridad obligada de quienes nos dedicamos a la política”. Por último, Velasco solicita que se respete, “como a cualquier ciudadano”, su derecho al honor y a la intimidad.

Un letrado de la Cámara defiende la legalidad de las subvencionesSin embargo, su dimisión deja dudas en el aire. El PP sostuvo este miércoles, antes de que se confirmase su renuncia, que podría haber “una red” vinculada al PSOE relacionada con las subvenciones a cursos de formación. Velasco, en la nota, sale al paso de las acusaciones: “Soy consciente de que quienes han orquestado esta campaña pueden argumentar que mi decisión corrobora lo acertado de su ataque. Eso se debe a que, acostumbrados a la indignidad, no comprenden las actitudes limpias y valientes”.

Fue Susana Díaz, que ahora queda como número dos en el organigrama, quien anunció el abandono y admitió que Griñán no pudo pararlo. En una reunión el martes, que se alargó varias horas, este ofreció a su ex número dos varias salidas, incluso que se apartara del primer plano hasta que su mujer se recuperase. Velasco se negó. Ya había pactado su marcha con su mujer.