Publicado: 26.02.2011 08:00 |Actualizado: 26.02.2011 08:00

La velocidad en autovías se limita a 110 km/hora

El Gobierno justifica la medida por la subida del precio del crudo. Entra en vigor el 7 de marzo con carácter "transitorio"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis libia ya ha tocado a España. A partir del próximo lunes 7 de marzo, el Gobierno reducirá el límite de velocidad máxima en todas las autovías y autopistas del país, independientemente de quién sea la administración titular de la carretera. El tope bajará temporalmente de los 120 a los 110 kilómetros por hora.

El vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, revistió la decisión anunciada ayer en rueda de prensa, y tomada por el Consejo de Ministros, con un argumento subrayado una y otra vez. Es una cifra: 6.000 millones de euros al año (o 500 millones al mes).

El PP denuncia que el plan es "soviético" y propio del régimen cubano

Es lo que sube la factura energética cada vez que el barril de petróleo Brent el de referencia en Europa incrementa su precio en 10 euros. Una situación que se acerca a lo ocurrido en los últimos días. El 18 de febrero, el importe era de 102,5 dólares por unidad. Ayer cerró en 112,32, aunque a lo largo de esta semana el coste ha rozado los 120 dólares, una cota que no se superaba desde agosto de 2008.

La escalada de precios se debe a la convulsión en el norte de África y en Oriente Medio, productores del 60% del crudo que consume el planeta. Pero Libia incide de modo directo en España, pues es su segundo proveedor (el 13,01% del total), tras Irán, según cifras de 2010 y publicadas ayer por la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores).

Se reducirá en un 5% las tarifas de los billetes y abonos de tren

"No vemos en el horizonte problemas de suministro, ni de petróleo ni de gas", tranquilizó Rubalcaba, pero enseguida avisó de que el tirón en los precios, "en un país muy dependiente" del crudo, afecta "al conjunto del país" y también a los ciudadanos, "que lo notan, de entrada, cuando llenan sus depósitos de gasolina".

Y de eso se trata, de gastar menos petróleo. El Gobierno calcula que rebajar en 10 km/h la velocidad supondrá para cada conductor un ahorro de un 15% de gasolina (o un 11% de gasóleo para los coches diésel). "Iremos más despacio, pero consumiremos menos gasolina y pagaremos menos dinero", resumió el vicepresidente. La medida supondrá implantar una señalización provisional y cambiar el régimen de multas. No afectará al carné por puntos, pues la iniciativa "no tiene que ver con la seguridad vial, sino con el ahorro energético", aclaró.

Con el mismo fin (gastar menos carburantes), Renfe rebajará un 5% los billetes sencillos y abonos de Cercanías y de media distancia (no de AVE ni larga distancia). En paralelo, el Gobierno lanzará una campaña de fomento del transporte público. Tanto el recorte de los tiques de tren como la reducción de la velocidad serán medidas "transitorias". Rubalcaba no precisó hasta cuándo, pues no se puede prever cuánto se prolongará la "inestabilidad en el norte de África".

Sí tendría carácter definitivo el tercer acuerdo de ayer: elevar del 5,8% al 7% el volumen de biocombustible en gasolinas y gasóleos. Asimismo, el Gobierno vigilará los precios y los márgenes de distribución para "garantizar que se cumplen estrictamente las normas de competencia".

Las iniciativas entrarán en vigor el 7 de marzo y se aprobarán de forma definitiva el próximo viernes, cuando esté lista la "segunda vuelta" del plan de ahorro energético. Como anunció Rubalcaba, el titular de Industria, Miguel Sebastián, se reunirá esta semana con comunidades y la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) para concertar propuestas que adelgacen la factura del crudo. El vicepresidente citó dos: la iluminación de los edificios públicos y el alumbrado de las ciudades. Y aunque abaratar el transporte urbano sería la traslación lógica de los acuerdos del Consejo de ayer, el Ejecutivo respetará la "autonomía" municipal.

Tras su exposición, Rubalcaba no dio muchos más datos. No ofreció el cálculo de cuál será el ahorro general, o qué implicará para Renfe el tajo a las tarifas. "He venido poco preparado", se excusó. Sí avanzó que el Gobierno no prevé modificar los Presupuestos ni corregir la previsión de crecimiento de 2011 (1,3%). Tampoco cree que la subida de precios del crudo "vaya a influir" en la recuperación económica.

El PP no tardó en criticar la rebaja del techo de velocidad, "una de las improvisaciones más caóticas, ridículas y esperpénticas" de José Luis Rodríguez Zapatero, señaló el portavoz del partido, Esteban González Pons. Y abundó: "Son medidas soviéticas a las que deben estar acostumbrados en Cuba pero a las que no estamos acostumbrados en España porque apreciamos y defendemos nuestra libertad". Después introdujo una insólita comparación: "Podrían habernos obligado a apagar la luz a las diez de la noche, a reducir el consumo de carne o a vivir dos familias por casa".