Publicado: 24.02.2014 11:14 |Actualizado: 24.02.2014 11:14

Los verificadores dejan paso al Gobierno para que sea él quien gestione el desarme de ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El portavoz de Comisión Internacional de Verificación (CIV), Ram Manikkalingam, cree que corresponde a Gobiernos, políticos y ciudadanos asegurar que ETA continúe "de forma unilateral un proceso irreversible" hacia "el desarme total". En un comunicado, los verificadores han querido responder a artículos de prensa y la cobertura general por parte de la prensa del testimonio de miembros de la Comisión ante el juez en la Audiencia Nacional.

A este respecto, la vicepresidenta de la Comisión Europea (CE) y Comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía de la Unión Europea (UE), Viviane Reding, ha evitado este lunes posicionarse sobre la situación de ETA alegando que es un asunto interno español. "No es asunto de la UE intervenir en estas cuestiones", ha señalado en una entrevista de Catalunya Ràdio, en la que ha esgrimido que son los ciudadanos españoles mediante sus leyes quienes deben dar salida a esta situación. Así, ha evitado también así pronunciarse sobre el hecho de que la Audiencia Nacional citase a los seis miembros de la Comisión de Verificación Internacional para identificar a los miembros de ETA con los que se han reunido en los últimos meses. 

En el mismo comunicado de los verificadores, Manikkalingam ha lamentado la polémica en torno al primer paso dado por ETA para inutilizar su armamento y ha censurado que "en ningún lugar del mundo" ha ocurrido que, cuando una organización terrorista inicia unilateralmente un proceso de ese tipo, no contara con el respaldo de las instituciones.

En este sentido, ha asegurado que creen "que existe una oportunidad genuina para asegurarse de que ETA pondrá todas sus armas fuera de uso de manera verificable". "Los debates y las discusiones sobre cómo se llevó a cabo la primera puesta fuera de uso y sobre la cantidad de armas y material inutilizados, olvidan el objetivo de fondo", han señalado.

La CIV ha destacado que, "por primera vez en 50 años, ETA se ha comprometido a poner sus armas fuera de uso de manera verificable y ha señalado que este es un primer paso en un proceso unilateral de poner fuera de uso operativo a la totalidad de sus armas, municiones y explosivos". "Como han demostrado los acontecimientos de esta semana, entre ellos la citación a miembros de la Comisión a declarar ante el juez, es extremadamente difícil, si no imposible, ayudar para asegurar que ETA lleve a cabo la intención que nos expresó; es decir, que están dispuestos a poner fuera de uso operativo, de forma unilateral, la totalidad de sus armas, municiones y explosivos en los próximos tiempos", ha subrayado.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha calificado hoy de "tomadura de pelo" a los españoles, de "mal sainete" y de "vodevil" la escenificación de la entrega de armas por parte de ETA a los verificadores internacionales. Ha lamentado un "espectáculo" en el que ha dicho que han participado como "artistas invitados" el lehendakari, Íñigo Urkullu, y los socialistas vascos.

También el portavoz adjunto del PP en el Congreso, Rafael Hernando, considera que el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha cometido "un error" y una "afrenta a las víctimas" del terrorismo con su "viaje relámpago" a Madrid para apoyar a los miembros de la Comisión de Verificación Internacional para el fin de ETA. De esta forma, ha calificado la actitud de Urkullu de "error de estrategia" debido a "complejos del pasado", porque está convencido de que el Gobierno vasco quiere en el fondo lo mismo que el Ejecutivo central: que ETA se disuelva, colabore con la Justicia, pida perdón a las víctimas y entregue las armas teniendo como únicos verificadores a la Policía y la Guardia Civil.

En esta misma dirección se ha pronunciao el diputado general de Álava, Javier de Andrés, quien ha afirmado que ETA se desarmará "por extenuación" y ha destacado que las armas de la banda "deben ser entregadas y no guardadas en una caja" porque son una prueba judicial de crímenes y delitos. Asimismo, ha destacado que el Gobierno vasco "se equivoca" en esta cuestión. Y también la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, ha afirmado que el único horizonte que le queda a ETA es la disolución y entrega de armas "sin teatro ni personas que se presten a una burla", ha señalado en referencia a los verificadores internacionales.