Público
Público

"Ves a alguien cruzar la vía y se te encoge el corazón"

Castelldefels recuerda cómo el año pasado 12 personas murieron arrolladas por un tren

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unas flores y la foto de una de las víctimas son el único rastro visible de la trágica noche de San Juan del año pasado en la estación de Platja de Castelldefels (Barcelona), donde murieron 12 personas arrolladas por un tren de media distancia al cruzar las vías. Un año después, la actividad de la estación ha recuperado la normalidad. Sin embargo, el accidente sigue presente entre los usuarios. 'A veces ves a alguien que se atreve a cruzar, recuerdas lo que pasó y se te encoge el corazón', explica Carla, vecina del barrio. Esta noche habrá 17 guardias de seguridad y 18 Mossos d'Esquadra garantizando la seguridad del interior de la estación entre las diez de la noche y la una de la madrugada, como parte de un dispositivo especial para la verbena.

Mientras el barrio del apeadero de Castelldefels trata de recuperar la normalidad, las familias de las víctimas buscan en la justicia resarcir el desconsuelo provocado por la pérdida de hijos, maridos y hermanos. Dentro de tres semanas se reabrirá el juicio que el juzgado de instrucción número 1 de Gavà archivó en su momento, cuando sólo había pasado un mes del accidente, con la conclusión de que el atropello había sido fruto de una actuación 'imprudente y temeraria' de las víctimas.

A mediados de julio se reabrirá el juicio con la declaración de doce testigos

La insistencia de los familiares provocó que la Audiencia de Barcelona reabriera el caso en enero y el próximo 14 de julio se harán nuevas diligencias. Pasarán por delante del juez hasta 12 testigos, entre los que habrá vecinos, pasajeros del tren, Mossos d'Esquadra, policías locales y el conductor del tren Alaris que atropelló a las víctimas. Algunos de ellos declararon hace un año, pero ahora se sumarán cinco nuevos testimonios a propuesta de la acusación particular.

Entre las nuevas pruebas con las que se encontrará el juez estará el documento que recoge el dispositivo preparado por Renfe en el que, según el abogado de las familias, Andrés Van den Eynde, se indica que los vigilantes de seguridad no tenían que llegar a la estación hasta las 23.30, siete minutos más tarde de cuando se produjo el accidente.

El abogado no cobrará a las famílias ante su precaria situación económica

La causa se archivó cuando muchas de las famílias estaban en su país de origen enterrando a las víctimas, todas ellas latinas excepto una chica rumana. Al volver a Catalunya, se pusieron de acuerdo para canalizar sus esfuerzos a través de los abogados Andrés Van den Eynde y Libry Ahumada, con el objetivo de responsabilizar a Renfe y Adif del accidente. A su juicio, había 'un riesgo descontrolado, una infraestructura defectuosa y una coincidencia de factores que les escaparon de las manos', asegura Van den Eynde.

Una de las víctimas fue Diego Erwin Gutiérrez, que perdió la vida con 18 años. Su madre, Rosmari Algarañaz, asegura que el contacto entre las familias le ha ayudado mucho. 'Cuando estamos bajos de ánimos nos llamamos unos a otros', explica. Reconoce que su hijo y el resto de víctimas cruzaron por donde no tocaba: 'Hicieron algo que no se debía hacer, pero si llega a haber personal de vigilancia no habrían cruzado y no habría pasado nada', razona.

Las dificultades económicas para hacer frente a la justicia han hecho desfallecer a algunos de ellos. Finalmente, Van den Eynde ha optado por no cobrar sus servicios. 'Es el drama de la clase trabajadora inmigrante, nadie les ayuda en nada y no tienen nada', argumenta el penalista. Las familias han organizado hoy una misa en la iglesia del municipio, y posteriormente se desplazarán hasta la estación de Platja de Castelldefels para hacer una ofrenda floral.