Público
Público

Veterinarios de Cádiz alertan de un posible brote de rabia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de perros pueden estar sin vacuna antirrábica, pero con cartillas sanitarias oficiales que acreditan que sí la han recibido en el Campo de Gibraltar (Cádiz) y Málaga, una zona especialmente vulnerable a esta enfermedad por ser paso obligado a Marruecos, según denuncia un grupo de veterinarios de la zona. “Con el falso mito de que la vacuna empeora el olfato, el veterinario Enrique Aguilar y otros presuntamente venden las cartillas selladas y firmadas sin vacunar, lo que supone un peligro sanitario para los ciudadanos”, afirman.

La rabia es una enfermedad mortal que se transmite a animales y personas mediante saliva infectada. Está erradicada en España, pero no en Ceuta, Melilla y Marruecos. En 2004, Sanidad activó las medidas de prevención ante un caso de contagio en Marruecos de un ciudadano austriaco y un brote detectado en Francia, cuyo origen fue un perro procedente de África y que pasó por el Campo de Gibraltar.   

Comprobación de los hechos

El caso de Aguilar ha sido llevado en reiteradas ocasiones al Colegio de Veterinarios de Cádiz y Málaga –la primera vez en 1993–, y a la Fiscalía de Algeciras, en octubre de 2006. La fiscal de Medio Ambiente de Algeciras, Inmaculada Budiño, aseguró desconocer esta denuncia. “Voy a comprobar en qué juzgado está”, dijo en conversación telefónica con Público, que, tras reiteradas llamadas posteriores, no ha podido contactar con ella.

Hasta el momento, se quejan los veterinarios de la comarca, nadie ha hecho nada por comprobar estos supuestos hechos, que Aguilar niega rotundo: “Llevo 32 años de veterinario y todo eso es mentira; tengo 10.000 perros y, hasta el día de hoy, todos están vacunados. Si no fuera así sería muy fácil de comprobar y el colegio tomaría cartas en el asunto; además, la vacuna contra la rabia no es obligatoria en Andalucía”, dijo a Público Aguilar.

La ley autonómica de Protección Animal de 2003 lo desmiente. “La vacunación antirrábica será obligatoria para todos los perros y gatos. Reglamentariamente se establecerá la periodicidad de la misma”, dice el artículo 8.2. De hecho, el Colegio de Cádiz ha realizado varias campañas sensibilizadoras. Su presidente, Federico Vilaplana, asegura sobre este caso que no ha podido comprobar las supuestas irregularidades: “Es la palabra de varios veterinarios contra la de otro; el colegio visitó a Aguilar y no pudo comprobar nada, habría que hacer análisis a los perros y sin una denuncia de un particular no podemos hacer nada”, explica.

Los veterinarios denunciantes sí han practicado análisis a perros vacunados durante años por Aguilar, según las cartillas, y han dado como resultado un nivel de anticuerpos antirrábicos por debajo del límite aceptable. Los tests han sido realizados en el Laboratorio Central de Sanidad Animal de Santa Fe (Granada), dependiente del Ministerio de Agricultura. “Yo también he hecho análisis a algunos perros vacunados desde hace tres meses y han dado como que no están vacunados, eso depende de cómo se ponga la vacuna y, además, a un mismo perro se le puede sacar 20 muestras”, alega Aguilar.

Los veterinarios también denuncian que Aguilar pone presuntamente microchips a los perros de cazadores sin darles de alta en el registro andaluz y tiene trabajando como veterinarios a personas no tituladas en su clínica, en Algeciras. Aguilar lo niega también tajantemente.