Público
Público

Víctimas de mobbing inmobiliario ceden paso al Patio Maravillas

El centro social inaugura nueva sede con actividades y charlas sobre las presiones sufridas por los antiguos inquilinos del edificio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Patio Maravillas, cuya histórica sede fue recientemente desalojada por la Policía, estrena este sábado sus nuevas dependencias en la madrileña calle del Pez 21.

Lo hace con una jornada festiva en la que están programadas actividades para niños, jóvenes y vecinos, a quienes mostrarán el edificio y explicarán los pormenores de la ocupación y las actividades culturales que desarrolla este centro social, que llegó a albergar la sede local del Foro Social Mundial.

'Queremos invitar a los vecinos más cercanos a que vean el nuevo Patio. Habrá un encuentro con antiguos inquilinos, quienes relatarán cómo fue  la expulsión del edificio, hace tres años. Una experiencia de mobbing inmobiliario que duró una década', explica una portavoz del Patio Maravillas, que recuerda que muchos de ellos eran mayores. 'Había también una madre con un hijo discapacitado, pero la inmobiliaria terminó echándolos igual. Hubo cuatro pleitos ganados por los inquilinos, pero al final los largaron con indemnizaciones ridículas. Para ello, violentaron su vida cotidiana: apuntalando la casa, mandando notarios y bomberos... Hasta que se terminaron marchando, engañados'.

'Violentaron su vida cotidiana y les pagaron indemnizaciones ridículas', dice una portavoz del Patio

La puesta de largo del centro social comenzará por la mañana con payasos para niños y terminará horas después con un concierto. En el medio, varios actos que pueden ser consultados en el programa publicado en la web del Patio, que contó con el apoyo de algunos de sus anteriores vecinos, aunque no de todos. 'Las quejas hicieron mucho ruido, pero fueron pocas personas las que protestaron por nuestra presencia en la sede de la calle Acuerdo. Había vecinos de pared con pared que estaban con nosotros', asegura la portavoz del centro.

Precisamente, estaban relacionadas con el ruido, aunque los miembros del Patio creen que hay que 'desdramatizarlas'. Según ellos, hasta ahora los acercamientos con los nuevos vecinos han sido 'amistosos y agradables'. Ahora, se sentarán a hablar con ellos para crear 'un clima de convivencia que sea el más positivo para todos'. Patio Maravillas les transmitirá una idea: su presencia supondrá un cambio en el barrio. 'Y un cambio para bien. Nuestra intención es de diálogo constante con vecinos. Si surge cualquier problema por nuestra presencia, buscaremos soluciones'.