Público
Público

Villalobos llama «tontitos» a las personas discapacitadas

Califica de "fascista" a Bono por recriminarle su tono despectivo 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Celia Villalobos, diputada del PP con acreditada fama de verso suelto, resbaló ayer en un incidente sin rima posible. Todo empezó cuando, al finalizar la reunión de la Mesa del Congreso, de la que forma parte Villalobos como secretaria cuarta, una cámara de televisión captó una conversación privada con otros parlamentarios, en la que tachaba de 'fascista' al presidente de la Cámara.

La representante conservadora en la Mesa abandonaba la reunión visiblemente airada, después de un enfrentamiento verbal con José Bono que habría de conocerse horas después en dos versiones contrapuestas.

Según fuentes de la presidencia de la Cámara, Bono recriminó hasta en dos ocasiones a Villalobos que se refiriera al 'tema de los tontitos' para aludir a la contratación de personal discapacitado por parte del Congreso, asunto que figuraba en el orden del día de la reunión de ayer.

Bono pidió que la alusión de Villalobos no constase en acta, al considerarla insultante. Villa-lobos defendió su 'utilización coloquial', según la versión corroborada por otros integrantes de la Mesa. No convenció su justificación al presidente del Congreso, que decidió eliminarla. 'Aquí todos tenemos alguna discapacidad', zanjó Bono, tras la puerta cerradaque protege las reuniones de la Mesa.

La polémica habría de crecer horas después como una incómoda bola de nieve. Villalobos tachó a Bono de 'manipulador y tergiversador' al conocer su versión de lo ocurrido, muy distinta a la que la diputada aireó en los pasillos de la Cámara.

Según explicó la representante conservadora en la Mesa, el desencuentro arrancó cuando pidió un cambio en el sistema de acceso laboral de los discapacitados al Congreso para que se les deje de considerar 'como en los años cuarenta, cuando se distinguía entre listitos y tontitos'.

Bono le reprochó la palabra elegida y dejó a Villalobos, según denunció, con la suya en la boca, levantando la reunión y encendiendo los ánimos, de tal forma que la diputada consideró después totalmente justificado el calificativo de 'fascista', como 'sinónimo de prepotente y arrogante', según acotó.

'Clases de sensibilidad social, a mí, el señor Bono no me va a dar, porque yo no tengo una hípica, ni caballos, ni nada parecido', replicó Villa-lobos claramente molesta.

La fuerza de los hechos acabó por desmontar la primera versión facilitada por el PP para justificar el término 'fascista' aplicado a Bono: su supuesto bloqueo a la petición de comparecencia del Fiscal General del Estado en relación con el caso de los ERE falsos en Andalucía.

Fuentes de la Mesa desligaron por completo lo ocurrido de este rechazo, defendido por PSOE, CiU y PNV, los otros tres partidos presentes en el órgano que rige la actividad del Congreso, basándose en el uso habitual de la Cámara, que niega a los partidos la comparecencia del fiscal en relación con casos concretos.

El incidente protagonizado por Villalobos movió al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) a calificar de 'grave, lamentable y no justificable' que determinados políticos utilicen todavía 'formas desfasadas y absolutamente injustas para referirse a ciudadanos con discapacidad'.