Público
Público

La violencia machista se mimetiza

Los expertos alertan del efecto imitación entre los maltratadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Seis mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas en los primeros 17 días de diciembre. En meses anteriores, los crímenes también se sucedieron, a excepción de en agosto, en un corto plazo de tiempo. Son datos que alertan a numerosos expertos, sociólogos y psicólogos que ya han empezado a estudiar un posible 'efecto imitación' en la conducta de los asesinos.

Miguel Lorente, delegado del Gobierno para la Violencia de Género, reconoció que, aunque todavía no se puede demostrar matemáticamente, 'el dato objetivo es que sí existe una acumulación de casos en períodos muy cortos, y no todos se deben al azar'. 'Además, la imitación es parte de la conducta humana y eso ya está demostrado en estudios sobre la conducta criminal y suicida', añadió.

Una nueva muerte en Barcelona eleva a 70 las víctimas de este año

El pasado jueves un hombre mató a su mujer en Badajoz y se suicidó. Otro hombre se entregaba a la policía después de haber asesinado a su pareja en Santa María de Palautordera (Barcelona). Los Mossos d'Esquadra tuvieron que custodiar al presunto asesino en un centro hospitalario porque se había autolesionado en lo que parecía ser un intento de suicidio, según informaron a Efe fuentes de la investigación. Con esta víctima ya asciende a 70 el número de muertes por violencia de género en lo que va de año, 14 más que en todo el 2009.

¿Casualidad o efecto llamada? Miguel Lorente prefiere hablar del efecto 'paso a la acción'. 'No es un efecto llamada, nadie asesina así por así. Los que lo hacen son maltratadores que ya llevan tiempo pensando en matar a su pareja y cuando ven en televisión el relato visual de lo que ellos habían pensando, pasan a la acción', explicó el delegado. 'Es su forma de reforzar su imagen como hombres', añadió.

Las feministas no comparten la teoría y la tildan de

'No todos los casos se deben a la imitación puntualizó Lorente, pero la concentración de casos en el tiempo, las semejanzas de modus operandi e, incluso, la proximidad geográfica de algunos casos demuestran que sí hay indicios de ese efecto paso a la acción'.

Sin embargo, Ángela Cerrillos, presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, no lo tiene tan claro. 'La estadística hay que verla de una forma muy global, no creo que sea síntoma de un efecto imitación, salvo, como mucho, de una forma aislada', opinó. Ana María Pérez del Campo, de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, también critica estas teorías: 'El efecto imitación es una de las justificaciones inadmisibles que utilizan los agresores para evitar que caiga sobre ellos el peso de la ley'.

Del otro lado, Pedro Alonso, psicólogo y autor del estudio Aprendizaje vicario, efecto mimético y violencia de género intentó demostrar en 2008 que sí existe un patrón de imitación. 'La teoría del aprendizaje vicario adquisición de nuevas conductas por medio de la observación no es nueva, sino que es la evidencia de que los niños que acuden a la guardería aprenden antes a comunicarse sólo porque están rodeados de otros niños', explica.

En su informe se plantean cuestiones sobre cómo es posible que muchos hombres que no han agredido nunca físicamente a su pareja lleguen a asesinarla la primera vez que lo hacen. 'Inconscientemente usan la información que reciben a través de los medios y la imitan', responde Alonso. ¿Podría ocurrir si no se informara? 'Sí, pero no tan rápidamente ni de formas tan similares', concluyó el psicólogo.