Publicado: 25.10.2010 07:00 |Actualizado: 25.10.2010 07:00

La visita del Papa costará a la Xunta 6.451 euros por minuto

Barcelona gastará la mitad que Santiago, aunque Benedicto XVI estará más días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Xunta de Galicia (PP) gastará 6.451 euros por cada minuto que el Papa esté en Santiago de Compostela, el próximo 6 de noviembre. En plena etapa de recorte del gasto público, los gallegos pagarán tres millones de euros por las siete horas y 45 minutos que Benedicto XVI esté en la ciudad, para poner el broche final a las celebraciones por el Año Santo Xacobeo.

Esta cifra choca con el desem-bolso mucho menor que supondrá a los barceloneses la visita del Papa a la ciudad condal los días 6 y 7 de noviembre. Benedicto estará en Barcelona 22 horas, casi el triple de tiempo que en Santiago. Aún así, la Generalitat (Gobernada por PSC, IVC y ERC) gastará 1,8 millones de euros, casi la mitad que la Xunta.

La oposición exige a Feijóo que detalle a qué se destinará el dinero

El Ejecutivo gallego ha recortado el presupuesto para la visita papal (inicialmente de cuatro millones) en un millón de euros. Pero no ha precisado con detalle en qué gastará ese dinero, porque, a estas alturas, "desconoce el coste exacto". Sólo a posteriori se sabrá en qué se ha gastado la suma millonaria. Y será una "empresa independiente" quien elabore un informe con el balance de gastos y conclusiones, ha avanzado el PP gallego.

La única información que ha dado la Xunta es que la mitad del coste (1,5 millones) se destinará a la retransmisión de los actos, a cargo de la radiotelevisión pública (CRTVG). La televisión pública autonómica distribuirá la señal a todo el mundo. El paso de Benedicto XVI por Galicia también se retransmitirá en nueve pantallas gigantes que se colocarán en las calles de Santiago. Sólo en la corriente eléctrica que se necesita para este dispositivo se gastarán 218.300 euros.

El gasto en personal de la CRTV también será significativo. Toda la plantilla del ente público, los 500 empleados, trabajará o estará de guardia ese día: se movilizarán 60 cámaras y siete unidades móviles digitalizadas. En cambio, la televisión pública catalana, que retransmitirá las 23 horas de visita del Papa a Barcelona, no gastará más de un millón de euros.

El restante millón y medio de euros que ha presupuestado la Xunta pagará la logística para atender a las 200.000 personas que se prevé participen en los actos de la agenda del Pontífice, sin contar con los 10.000 fieles que presenciarán la misa en la plaza del Obradoiro. La Xunta se encarga también del plan de emergencias y de coordinación del voluntariado del Arzobispado de Santiago, que atenderá a enfermos y ancianos en las inmediaciones de la catedral.

El Ejecutivo de Feijóo debe correr también con los gastos para atender al millar de periodistas de todo el mundo que se darán cita en la ciudad.

La Xunta dice que con el turismo se ganará diez veces lo gastado

"Los gastos serán los estrictamente necesarios; lamento las críticas a una visita tan importante de la que estarán pendientes 150 millones de personas de todo el mundo", replicó el mes pasado el director de Relacións Institucionais e Parlamentarias, Roberto Castro, en respuesta parlamentaria al BNG.

También el PSdeG ha pedido explicaciones al Gobierno gallego. Solicitan que el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, acuda al Parlamento a explicar "qué procedimiento siguió para la contratación de la organización de las actividades". Para el diputado socialista José Manuel Lage Tuñas, el recorte del 25% en el gasto inicialmente previsto "escudándose en una falta de austeridad" se debe a una mala organización inicial. "Hay mucho oscurantismo en el proceso de contratación", advierte Lage. "No olvidemos que la visita de Benedicto XVI no está organizada por la Xunta y que los gastos [más relevantes] de seguridad los asume el Estado", subraya el socialista.

La Xunta está convencida de que el evento se "autofinanciará" gracias a la proyección turística que dará a Santiago y a Galicia. "Es una gran oportunidad para que 150 millones de personas conozcan la ciudad a través de la televisión", justifica el presidente de la Xunta. Alberto Núñez Feijóo espera recuperar el gasto multiplicado por diez. La visita podría tener un impacto económico de 31 millones de euros, según un estudio del Instituto de Estudos Turísticos de Galicia encargado por la Xunta, según publicó la semana pasada La voz de Galicia.

Los cristianos de base recuerdan al Papa que España es aconfesional

Como ocurre cada vez que una ciudad acoge un evento de repercusión mundial, la llegada del Papa ha disparado los precios de los restaurantes y los hoteles de Santiago, que han multiplicado hasta por diez sus tarifas. Los vecinos tampoco se resisten a hacer negocio y ofrecen sus viviendas por "1.500 euros negociables" el día.

Por su parte, los colectivos cristianos de base han hecho pública una carta abierta dirigida al Papa en la que le piden que la Iglesia corra con la totalidad de los gastos de sus viajes "dentro de los límites de la austeridad económica". Estos grupos le recuerdan además que España es un "Estado aconfesional y plural" y que por lo tanto la Iglesia debe renunciar a sus "privilegios".