Público
Público

Wert desprecia al Congreso y se burla de que la oposición pida su relevo como ministro

El titular de Educación argumenta que su "reprobación" sólo depende del presidente del Gobierno y olvida la huelga de estudiantes: "La única aprobación que me importa es la de los destinatarios del sistema

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Si me he perdido la parte divertida, que es aquella en la que se me insultaba, para qué voy a ir ahora a la votación'. Así, entre risas, ha respondido hoy el ministro José Ignacio Wert, a la pregunta sobre si se iba a acercar al Congreso de los Diputados para presenciar su poco probable reprobación.

El titular de Educación, que ayer ya opinó sobre las 'falsedades' que contenía el documento que presentó la oposición para pedir su cese, volvió a despreciar hoy esta iniciativa, argumentando que sólo el presidente del Gobierno tiene ese poder.  'Los ministros los nombra el presidente y si el presidente considera que este ministro no hace lo que debe, que no se preocupe el PSOE, que ya se ocupará él de esta tarea', insistió.

Al término de la Conferencia Sectorial de Política Universitaria, en la que volvió a reunirse con los consejeros autonómicos del ramo, Wert se excusó por no haber acudido al debate parlamentario que se estaba celebrando al mismo tiempo. 'Algunos medios dicen que me he desentendido de mi presencia en el debate, pero -como pueden comprobar- estaba entendido en otros asuntos', alegó, en alusión a la revisión del anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE).

Igual que ocurrió ayer, los consejeros autonómicos y el ministro sólo llegaron a un acuerdo: darse, también, un mes de plazo para seguir 'refinando' los artículos de la LOMCE referidos a las competencias sobre los procedimientos de admisión que desde ahora llevarán a cabo las universidades españolas.

'La única reprobación que me importaría sería la de los destinatarios del sistema educativo'

'Lo que me importa es la mejora del sistema educativo', sentenció el ministro al término de la reunión. 'La única aprobación que me importa y la única reprobación que me importaría sería la de los destinatarios del sistema educativo', espetó, despreciando de nuevo el trámite que se estaba llevando a cabo en la Cámara Baja. No obstante, Wert eludió que al menos una parte de esos destinatarios (alumnos, padres y profesores) también pidió su dimisión en la huelga que tuvo lugar hace tan sólo unas semanas.

Asimismo, el titular de Educación quitó importancia al proceso asegurando que no era de interés para los votantes. 'A mí me acusan de arrogante, pero mi arrogancia no llega hasta el extremo de pensar que los ciudadanos están hoy preocupados por mi reprobación', ironizó.