Público
Público

Wert elude su responsabilidad en la subida de tasas universitarias y echa la culpa a las comunidades

El ministro de Educación asegura que el Gobierno "simplemente ha facilitado un instrumento" para que cada comunidad decide si revisa los precios de las matrículas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha negado hoy, durante la sesión parlamentaria de control al Gobierno, que su departamento haya subido las tasas y bajado las becas y ayudas de estudio.

El diputado del grupo socialista César Luena afirmó que el Ejecutivo de Mariano Rajoy está 'agravando el sufrimiento de muchas familias' con estas medidas, a lo que el ministro le respondió que 'por repetir mil veces una mentira no se va a convertir en realidad'.

Wert aseguró que 'las becas se mantienen' y eludió su responsabilidad en la subida del precio de las matrículas universitarias. 'Es competencia de las comunidades revisar las tasas', sentenció, asegurando que el Gobierno 'simplemente ha facilitado un instrumento' para que cada una de ellas decida si lo hace. Según el titular de Educación, esta posibilidad ha sido 'utilizada de forma variable por las CCAA' y 'no son precisamente las gobernadas por el PP las que han hecho un uso más intenso de esta estrategia: ha sido Catalunya la que ha llevado hasta el límite del 25%'.

No obstante, el Real Decreto-Ley de medidas de racionalización del gasto público en Educación, en vigor desde el pasado 20 de abril, establece que 'en el ámbito de las Universidades [...] se adecúa el régimen económico y financiero al principio de estabilidad presupuestaria; se fijan umbrales en los precios públicos para aproximar gradualmente su cuantía a los costes de prestación del servicio, tomando, asimismo, en consideración el esfuerzo académico'.

Efectivamente, el texto aprobado por el Ejecutivo de Rajoy el pasado abril, estipula una modificación de la Ley Orgánica 6/2001 de Universidades en la que 'los precios públicos los fijará la Comunidad Autónoma' pero 'dentro de los límites que establezca la Conferencia General de Política Universitaria'. Es decir, los consejeros autonómicos de Educación tienen potestad para establecer la cuantía, pero siempre dentro de la horquilla de precios marcada por Wert.

Ello supone que las matrículas sí aumentan de forma general entre un 15 y un 25%, en el caso de primeras matriculaciones; entre un 30 y un 40%, en el caso de las segundas; entre un 65 y un 75% en las terceras; y hasta un 100% a partir de la cuarta. Los extranjeros mayores de 18 años sin condición de residentes que no provengan de la Unión Europea también tendrán que abonar el 100% de los costes. Y eso que las universidades españolas ya eran las más caras de Europa, según un estudio del Observatorio del Sistema Universitario.

Wert: 'Las becas se mantienen como estaban'

Por otro lado, Wert defendió el sistema de becas actual, al que tildó de 'eficiente'. También aseguró que las ayudas se mantienen 'como estaban en cuanto dotación y umbrales de renta'. De nuevo, su afirmación es cierta en cuanto a las becas generales, pero no hizo referencia a los recortes en las becas de inglés para profesores o las denominadas Erasmus, que recibieron un tijeretazo del 70 y el 41%, respectivamente. 

Si bien, el titular de Educación sí reconoció que, en el ámbito de las becas generales,'han aumentado los requisitos académicos para acceder a ellas y para su renovación', una medida contra la que ya protestaron, en su momento, los rectores de las Universidades y los representantes de los estudiantes.

El diputado socialista, por su parte, acusó al Gobierno de 'montar una ecuación explosiva: menos profesores, menos recursos, más alumnos por aula, recortes presupuestarios de hasta 5.000 millones de euros, subida colosal del IVA para el material escolar y una legislación retrógrada que incorpora reválida, itinerarios y el parche exprés'.

'Tira la piedra de los recortes, amenaza la educación pública pero esconde la mano cuando estamos en el inicio del curso educativo más difícil para las familias españolas como consecuencia de su gestión, que ya está en los anales posiblemente como la peor y más dañina para el sistema educativo público', concluyó Luena.