Público
Público

La Xunta recorta los derechos de la mujer con su ley de familia

El Consello Económico e Social dice que la norma supone volver al patriarcado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ley de familia que prepara la Xunta de Galicia busca recuperar 'el rol tradicional de la mujer para ahorrar en servicios sociales'. El dictamen emitido la semana pasada por el Consello Económico e Social (CES) de Galicia no deja lugar a dudas: el anteproyecto legislativo del PP recorta derechos a las mujeres al impedirles 'decidir libre e informadamente sobre su maternidad'. Entiende el CES que el objetivo único de la política familiar del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo es el de 'fomentar la natalidad y el derecho a la vida en formación'.

El texto legislativo, cuya entrada en el Parlamento está previsto para el primer trimestre de este mismo año, supone para el CES un claro 'retroceso' en los avances sociales logrados en los derechos de las mujeres al recuperar la 'retórica de la familia heterosexual y la maternidad como rol social vital', lo que en la práctica supone volver al 'patriarcado'.

El CES afirma que la ley impide a las mujeres decidir sobre su maternidad

Se vanagloriaba el mes pasado la conselleira de Traballo e Benestar de la Xunta, Beatriz Mato, de que el Ejecutivo gallego destinaría un capítulo específico a estos núcleos familiares y añadía que el cuidado de personas mayores tendría la misma consideración que el de los hijos a la hora de acceder a ayudas. A su juicio, la normativa 'es la primera ley de Galicia que considera a las personas mayores como miembros activos y protege a la mujer gestante como unidad familiar'.

El reciente dictamen del CES denuncia además que la Xunta busca promover la acogida y la adopción como 'alternativa para que la mujer gestante pueda continuar con su embarazo', una decisión que el Consello censura al no hallar en el texto mención al aborto. Así, exige una rectificación para que quede garantizada la 'protección institucional' de las mujeres que decidan poner fin de forma voluntaria a su embarazo.

De la misma manera, el Consello echa de menos que la ley no distinga entre maternidad y sexualidad y reclama 'libertad' para que las mujeres puedan tener acceso a métodos anticonceptivos. Considera el CES que la labor de la Xunta es 'proteger' a las mujeres en lugar de garantizar que pueden ejercer su derecho a la maternidad, y critica, 'por no ajustarse a derecho', que equipare a los hijos nacidos con los que han sido concebidos, lo que permitirá a las embarazadas solicitar ayudas o plazas en guarderías para sus hijos 'en estado de gestación'. El CES cree que el texto está plagado de referencias ideológicas al aludir de manera continua al 'derecho a la protección de la vida' y censura que se promueva que el desarrollo personal pase sólo por la familia, 'una visión tremendamente reducionista'.

La Xunta destaca la protección a la gestante 'como unidad familiar'

Socialistas y nacionalistas se han sumado a las críticas. PSdeG y BNG entienden que la ley fomenta 'el modelo familiar de la ultraderecha' y exigen su retirada. Por su parte, Mato defiende el texto por ser una norma 'pionera e innovadora que defiende los derechos de las mujeres'. Además, no cree que sea una ley regresiva 'sino todo lo contrario', ya que incluye 'todas las modalidades de familia', incluidas las conformadas por 'mujeres embarazadas', a las que se refiere expresamente la ley. El PSdeG cree que lo que pretende Feijóo es 'vulnerar la Ley del Aborto', y en el BNG consideran que 'supone un paso atrás en los derechos de la mujer', a la que el texto concibe 'como cuidadora para ahorrar'.