Público
Público

Zapatero acusa al PP de dañar a España

Constata que la salida de la recesión está cerca mientras Rajoy le recuerda los cuatro millones de parados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer cara a cara parlamentario del año entre Zapatero y Rajoy fue el aperitivo del duelo que habrán de celebrar el próximo 17 de febrero en el Congreso con la crisis como argumento. A la espera, y para no mostrar todas sus cartas, el jefe del Ejecutivo y el líder del PP se limitaron a marcar los golpes en el combate sin intentar noquear al adversario.

Ante las estadísticas denunciadas por Rajoy déficit y desempleo Rodríguez Zapatero replicó acusando a los conservadores de 'dañar la credibilidad' de España apuntándose a la 'exageración y la alarma'.

Zapatero apeló al sentido de la responsabilidad del líder de la oposición

En su esquina del cuadrilátero, el jefe del Ejecutivo aseguró que España 'está prácticamente a punto de dejar la recesión' y fue abroncado al hacerlo por la bancada del PP, a medio camino entre los abucheos y la carcajada.

'Lo saben, pero lo quieren ignorar, ese es el problema que tienen', les replicó Zapatero desde su escaño. Arrancaba así su respuesta a la primera pregunta de control al Ejecutivo con la que Rajoy estrenó el año en el Congreso: '¿Cree que su política económica es útil para afrontar la crisis?'.

El presidente del Gobierno apeló al 'sentido de la responsabilidad' de Rajoy para pedirle autocontrol en sus mensajes económicos y negó la mayor. Rodríguez Zapatero recordó que España padece, igual que otros países, 'la crisis más grave desde hace 80 años', y situar su respuesta en este contexto le valió de nuevo el abucheo de las filas del PP.

Rajoy apuesta por una menor deuda y reestructurar el sistema financiero

'Una buena parte de los países desarrollados acaban de dejar la recesión en el último trimestre de 2009'. España acaricia la misma salida, según insistió Zapatero, tomando como referencia los datos del cuarto trimestre del Producto Interior Bruto (PIB), en el que cayó una décima.

El líder del PP le acababa de recordar que 'en España hay cuatro millones de parados', y Zapatero retomó esta denuncia para admitir que, aunque la destrucción del empleo es la consecuencia más grave de la crisis económica, 'nunca como ahora los desempleados tienen el nivel mayor de protección gracias al esfuerzo solidario del Gobierno y al mantenimiento de las políticas sociales'. Los pitos que había recibido antes del PP se volvieron en este punto aplausos volcados desde los escaños socialistas.

Con ese oxígeno, y despejado el camino, el jefe del Ejecutivo cargó de intencionalidad política el broche de su réplica a Rajoy: 'Espero que el sentido de la responsabilidad esté también en su lenguaje político y en sus mensajes económicos ante los españoles y ante el resto de la opinión pública internacional'.

'En mi caso, ser responsable es decirle a usted lo que está ocurriendo', respondió el líder del PP. Rajoy resumió su contestación a Rodríguez Zapatero en seis mandamientos: 'Decir la verdad, aquí y fuera; hacer lo que se dice; no cambiar de criterio cada media hora; no improvisar; presentar un plan económico serio, creíble y entendible y, en sexto lugar, fijar prioridades'.

¿Cuáles? 'Reducir el déficit público y la deuda, hacer que vuelva el crédito y reestructurar el sistema financiero'. El líder del PP encerró las tablas de la ley económica con las que bajó de su escaño en una conclusión. A su juicio, el Gobierno 'ha dilapidado toda su credibilidad'. En esas condiciones, ni siquiera el hecho de poder conformar una mayoría le permite estar 'en condiciones' de liderar la lucha contra la crisis.