Público
Público

Zapatero admite que pudo errar con las primarias en Madrid

"Soy de los que consideran que no siempre tenemos razón", dice tras la derrota de Trinidad Jiménez frente a Tomás Gómez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Evitar que la convulsión de las elecciones primarias del PSOE en Madrid derive en un ajuste de cuentas entre los sectores enfrentados preocupa más a José Luis Rodríguez Zapatero que las interpretaciones que traducen lo ocurrido el domingo como el preámbulo del poszapaterismo.

Así se desprende de su primer análisis público, realizado ayer en los pasillos del Senado, en el que de manera totalmente inusual en un líder político asumió que pudo haberse equivocado al promover una candidatura alternativa a la del secretario regional, Tomás Gómez, una vez que este le transmitió su determinación de no renunciar a ser el candidato electoral: 'Soy de las personas que consideran que no podemos pensar que siempre tenemos razón'.

El líder del PSOE intenta evitar el ajuste de cuentas entre los sectores

Además, introdujo dos consideraciones que apuntan su deseo de que las heridas cicatricen cuanto antes. 'Lo que espero es que con el resultado del domingo no gane una persona u otra persona individualmente, sino que generemos un proceso que resulte beneficioso para los ciudadanos de Madrid', subrayó el secretario general del PSOE. Y también: 'Somos el partido que más ha gobernando en España porque, a partir del momento en que decidimos, trabajamos todos juntos por un proyecto común'.

Aunque se juzga prematuro hablar de la composición de las listas electorales, al menos hasta que se serenen los ánimos, en la filas del sector que apoyó a Trinidad Jiménez late la preocupación porque sus integrantes puedan verse laminados en ese proceso, que se acometerá a comienzos del próximo año.

La ministra de Sanidad y Política Social confirmó ayer su rechazo a las presiones para que acompañe a Gómez en la candidatura electoral: 'No es necesario ocupar ningún puesto en ninguna lista para apoyar y respaldar'.

Para afrontar la pleamar, Zapatero aplicó el principio de hacer de la necesidad virtud y apeló al 'espíritu de la piña'. El presidente del Gobierno suscribió el análisis realizado el lunes por el núcleo duro de la ejecutiva federal del PSOE, en la reunión a la que no asistió, pero en la que su parecer estuvo muy presente, como lo estuvo la necesidad de rescatar su figura del enfrentamiento entre los sectores que se identificaron con Tomás Gómez y con la ministra de Sanidad, la alternativa promovida con su apoyo.

Blanco exime de responsabilidad al presidente del Gobierno

'El PSOE sale fortalecido para las elecciones autonómicas en Madrid. Eso es lo que me importa, lo relevante', sostuvo frente a las interpretaciones hechas en clave de debilitamiento de su liderazgo dentro de la organizaciónsocialista.

'La democracia por encima de todo', proclamó al tiempo que se reivindicaba 'responsable de que se produzca ese proceso de selección de candidatos' y se situaba por encima de los sectores enfrentados: 'He estado callado, una vezque expresé mis preferencias'.

Tras estos mensajes orientados a restaurar la perspectiva de que siendo el secretario general de todos los socialistas, Zapatero no ahorró elogios para el ganador de las primarias. 'Tomás Gómez ha hecho una muy buena campaña, se ha merecido ganar. Quien gana es el mejor, quien gana se lo merece', afirmó.

De sus palabras se desprendió claramente el deseo de pasar cuanto antes la página de la contienda interna: 'Tomás Gómez está en las mejores condiciones para provocar un cambio en la Comunidad de Madrid y sabe que va a tener a todo el partido como una piña, hoy mucho más que si no hubiera habido primarias, y desde luego va a contar con todo mi apoyo. La preocupación debe estar más en estos momentos del lado del PP y de Esperanza Aguirre, porque la fuerza y la legitimidad que da tener el respaldo de los militantes es imparable'. Aunque todavía no está programado, se da por hecho que tras el comité federal del día 23, que aprobará la proclamación de los cabezas de lista para los comicios de mayo de 2011, se celebrará un gran mitin con Zapatero y Gómez como protagonistas. Y, seguramente, también con Trini.

Si Zapatero dio muestras de querer pasar cuanto antes la página de las primarias madrileñas, más aún se percibió ese deseo en el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien se señala como uno de los perdedores de este proceso, en el que promovió activamente la alternativa de la ministra de Sanidad.

'Los militantes han decidido, Tomás Gómez es el candidato de los socialistas y, por lo tanto, es mi candidato y va a contar con mi apoyo', dijo también en el Senado. Pero, de manera sorprendente en él, perdió el control a la segunda pregunta sobre el asunto y respondió con un cortante '¡Ya está bien! Ya he contestado todo'. Tras recomponer la figura, alegó que el Gobierno 'tiene otras muchas preocupaciones'.

La principal es acelerar la recuperación económica, pero de las declaraciones de sus miembros y de otros dirigentes del PSOE se deduce que también está entre ellas la fortaleza política del presidente y la incertidumbre sobre su continuidad.

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, eximió a Zapatero de toda responsabilidad en las primarias frente a la 'tendencia natural a responsabilizarle a él del resultado de las elecciones a las que no se presenta'. En declaraciones a Antena 3 dijo, 'para que no haya ninguna ambigüedad', que él no aspira a suceder al presidente y que la posibilidad de que pudiera hacerlo Rubalcaba 'no es una hipótesis planteada'. 'La inmensa mayoría de los socialistas, la unanimidad prácticamente, están convencidos de que Zapatero debe ser el próximo candidato', aseguró.