Público
Público

Zapatero afirma no tener 'información cierta' sobre ETA

Ha advertido que conociendo su trayectoria "hay que desconfiar". Llama a la prudencia aunque se congratula por los resultados de la política antiterrorista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado hoy que nadie está manteniendo contactos con ETA o su entorno, por lo que no tiene 'información cierta' sobre las intenciones de la banda, aunque ha advertido que, conociendo su trayectoria, 'hay que desconfiar'.

'La desconfianza es grande, las pruebas que van a tener que poner encima de la mesa para que la democracia y el Gobierno se convenzan de que van en serio, que van a dejar la violencia, que se acaba, van a ser pruebas de gran exigencia', ha manifestado en una entrevista en la Cadena SER.

'Los hechos son la política antiterrorista y la debilidad de la banda'

En opinión del presidente del Gobierno, el parón de ETA se debe en parte a que 'no puede más' y en parte a la actitud de la izquierda abertzale, un sector que sabe que en la memoria de todos los españoles, en la del Gobierno y en la del presidente está el atentado y las víctimas de la T4 en pleno proceso de diálogo.

Ante las peticiones de legalización que llegan desde la izquierda radical vasca, ha reiterado que hay dos condiciones claras: la primera, que deje la ambigüedad y condene tajantemente la violencia; y la segunda, que ETA abandone las armas.

'Batasuna y la izquierda abertzale han de condenar tajantemente la violencia, sin estar en el terreno de la ambigüedad', ha afirmado el presidente. 'Lo hecho hasta ahora no es suficiente', ha advertido Zapatero para indicar que tanto el comunicado de la banda terrorista como la petición de la izquierda abertzale a ETA para que deje las armas debe sustanciarse 'antes o después en el fin de la violencia'.

'No será fácil' prosigue el jefe del ejecutivo perseverando en la idea de que se trata de una tarea que 'costará' pero que la política antietrrorista y 'la debilidad de quien han practicado la violencia' suponen 'buenos resultados' y un 'mérito de la democracia'. 

Zapatero no ha querido especular sobre qué ocurriría si ETA dejara las armas, aunque ha reconocido que el Gobierno tiene que contar con un plan B e incluso con un plan C. En ese sentido y apelando a la prudencia, ha admitido que un primer paso sería reunir a 'todas las fuerzas políticas democráticas'.