Público
Público

Zapatero afirma que él no se juega "nada" en las primarias

Subraya ante la ejecutiva del PSOE que quien se arriesga es el partido y que por "responsabilidad" mostró sus "preferencias" hacia Jiménez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El 3 de octubre, cuando se conozca quién es el vencedor de las primarias del Partido Socialista de Madrid (PSM), hay quien da por sentado que habrá una segunda lectura: si José Luis Rodríguez Zapatero ha ganado o ha perdido las primarias en función de si se ha impuesto la ministra Trinidad Jiménez o ha triunfado Tomás Gómez. Haciendo frente a esa lectura, Zapatero lanzó ayer un mensaje a los miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE, en su primera reunión tras las vacaciones de verano: 'A estas alturas, yo no me juego nada en esto', subrayó, según describen varios dirigentes consultados por este diario. Explicó sus argumentos: 'Tengo mis preferencias, y ya las he manifestado, por compromiso y responsabilidad, y es sólo el interés general delpartido el que me lleva a tener estas preferencias'.

Zapatero dejó claro que no se ha inclinado públicamente por la titular de Sanidad por una cuestión de 'proximidad o mayor afinidad personal', sino por una razón más básica, las perspectivas electorales, lo que es 'mejor' para el PSOE, lo que más le conviene para arrebatar Madrid al PP. Por mucho que quisieran instrumentalizar su nombre uno u otro sector, no gana o pierde él, sino el partido.

Pajín rechaza las acusaciones de 'pucherazo' del entorno de Gómez

Ahora bien, una vez evidenciadas sus 'preferencias' por Jiménez, Zapatero subrayó que no participará en las primarias, porque la decisión reside en los militantes. El presidente sí reclamó a todas las partes 'prudencia y contención', para que el debate se encauce por el contraste de 'ideas' y no de diatribas personales. En definitiva, se trata de poner 'en positivo' el proceso interno y cerrar filas desde el 4 de octubre. Como resumió después en rueda de prensa la secretaria de Organización, Leire Pajín, 'el PSOE no tiene miedo a la democracia y la practica', no como el PP.

El intenso y largo debate que inició el presidente fue replicado, entre otros, por Pedro Zerolo, Elena Valenciano, Carmela Silva, Juan Fernando López Aguilar y Alfredo Pérez Rubalcaba. Todos ellos en defensa de Jiménez. El ministro del Interior no discutió la 'legitimidad' de la candidatura de Gómez, pero le dirigió una dura reprobación, en línea con lo que unos minutos antes había manifestado en Los desayunos de TVE. El líder del PSM, insistió, había dicho no al presidente al no dejar paso a Jiménez: 'Si dices [a Zapatero] tiene unas consecuencias y si dices no tiene otras consecuencias, y las consecuencias hay que asumirlas y medirlas'. Maru Menéndez, firme apoyo de Gómez, demandó al federal 'neutralidad'. No tanto que los dirigentes no expresasen sus opiniones, sino que las decisiones orgánicas se tomasen con rigor. En público, Gómez incidió ayer en la exigencia de 'neutralidad orgánica'. Menéndez fue la única dirigente de la cúpula federal que sacó la cara por el líder del PSM. No intervinieron en su favor ni José Andrés Torres Mora –ex jefe de Gabinete de Zapatero– ni Álvaro Cuesta, diputado por Asturias.

La dirección federal insiste en que actuará de garante en el proceso

Una de esas decisiones orgánicas más polémicas está coleando en la última semana: la resolución de la comisión federal de garantías del PSOE de permitir el voto a unos 700 militantes de Móstoles, cuya agrupación lleva disuelta más de dos años. Pajín sancionó que ahora es competencia suya establecer un censo de militantes 'con todas las garantías', vigilando que se cumplan 'todos los requisitos'. Y recordó que los derechos individuales de los afiliados, como recoge la legislación, no se pueden suspender. José Blanco, el número dos, subrayó en la reunión esa misma idea.

Pajín prometió tener en cuenta el informe de la senadora (y defensora de Gómez) Matilde Fernández, encargada de investigar las irregularidades de la agrupación mostoleña estos dos años. Pero no transigirá con las acusaciones de 'pucherazo' hacia Ferraz dirigidas desde el círculo de Gómez y, de forma expresa, por el ex alcalde de Madrid Juan Barranco: 'Rechazo absolutamente estas intolerables afirmaciones. Quiero pensar que el secretario general del PSM no las comparte, porque en este partido no hay pucherazos, sino garantías y derechos, y yo voy a velar por ellos como está velando la dirección federal del partido'.

El entorno de Gómez celebró que se respete el trabajo de Matilde Fernández. No obstante, un portavoz advirtió de que 'también habría que llamar la atención a quienes desde sus puestos de ministro [Rubalcaba] o alcalde [Pedro Castro, regidor de Getafe] no saben mantener la neutralidad y hacen el juego a la derecha', informa Iñigo Aduriz.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró ayer en TVE que Tomás Gómez no se reunió con Zapatero para defender las primarias, sino para defender su propia candidatura. “Él fue a la Moncloa a proponerse a sí mismo, no a proponer primarias, y de hecho creo que le dijo a Zapatero: ‘Yo de primero y Trini de dos’, por lo que él tampoco quiso primarias”, añadió. Rubalcaba admitió que él hubiera respondido de modo afirmativo a la petición de Zapatero de dejar paso a otro compañero para la candidatura. No obstante, defendió el proceso interno abierto en el PSM.