Público
Público

Zapatero intenta amarrar el papel global de España

Planteará ampliar y reforzar el Foro de Estabilidad Financiera, bajo paraguas del FMI. Defenderá un plazo de 100 días para las primeras medidas y otra cumbre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Luis Rodríguez Zapatero defenderá hoy en Washington la incorporación de España al Foro de Estabilidad Financiera y la conversión de esta organización, bajo el paraguas del Fondo Monetario Internacional (FMI), en 'el foro internacional de referencia, en materia de regulación y de supervisión', según el documento oficial que recoge las posiciones del Gobierno. Este Foro se creó en 1999, a raíz de la crisis asiática, por los siete países más industrializados (G7) con el objetivo de reducir riesgos y promover una mayor estabilidad a través de un incremento del intercambio de información.

Reúne a autoridades financieras nacionales e internacionales, aunque sólo están representados directamente 12 países: EEUU, Canadá, Australia, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Países Bajos, Singapur, Hong Kong y Suiza. Además, participan diversos organismos e instituciones como el Banco Mundial, el Banco Central Europeo, la OCDE, la Organización Internacional de Comisiones de Valores, la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros o el propio FMI.

La ausencia en este Foro de países como Rusia, China, India o Brasil facilitará, a juicio del Gobierno español, la tesis de la ampliación de sus miembros, con la que confía en asegurar un asiento permanente para España y consolidar así su presencia en los centros de decisión mundial. Además, sostiene que la ampliación proporcionará al Foro 'un mayor peso' como referente regulador y supervisor.

Al FMI se le quiere atribuir 'el liderazgo en todo el proceso', por 'su grado de legitimidad global -representa a 185 países, aunque España no tiene ahora silla fija-, su experiencia y sus recursos'. Se argumenta, en este sentido, que dispone de 'la estructura y el personal especializado para poder evaluar los riesgos globales'; y tiene ya atribuida 'la función de vigilancia macroeconómica', incluido el sector financiero.

El primer principio a desarrollar, según se acordó en el Consejo Europeo del día 7, debe ser: 'Ninguna institución financiera, ningún segmento de mercado, ninguna jurisdicción debe escapar a una regulación proporcionada y apropiada o, al menos, a la vigilancia'·

El presidente del Gobierno, según el mencionado documento oficial, también defenderá -en consonancia con el parecer del resto de los países miembros de la Unión Europea-, que se establezca un plazo de 100 días para aplicar las primeras decisiones y organizar una nueva cumbre mundial.

En esta nueva cumbre, además de evaluarse la aplicación de las primeras decisiones que se adopten este fin de semana en Washington, se deberían desarrollar el resto de las medidas destinadas a crear una arquitectura financiera 'más eficaz y transparente'. En esa nueva cumbre también debería abordarse el estudio de 'propuestas económicas de dimensión internacional que permitan hacer frente a retos actuales y futuros como la lucha contra la pobreza y el cambio climático'.

La portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó ayer que, con la presencia en Washington, España ha 'salido definitivamente del rincón de la historia'. 'Hay momentos que son definitorios para el mundo y para un país', destacó la vicepresidenta, para quien, 'sin duda, vivimos uno de esos momentos' y 'ha llegado la hora de España'.

De la Vega no ocultó su satisfacción porque el debate de las últimas semanas sobre la participación de España se haya resuelto de forma que 'ocupemos el lugar que nos corresponde' como 'la octava economía del mundo'.


Para conseguir voz y voto en la cumbre de Washington, según Le Figaro, Zapatero ofreció 'todo lo que me pidas' al presidente de turno de la Unión Europea, el francés Nicolas Sarkozy, que se atribuye personalmente la presencia de España y Holanda. 'He logrado que entren en el G-20 la octava y la decimoquinta economía del mundo. ¡Ahí es nada!', habría dicho Sarkozy, según el diario francés.

Sin embargo, fuentes gubernamentales españolas aseguran que la reivindicación de que España debía participar en la cumbre también fue defendida directamente ante el anfitrión, George Bush, por interlocutores tan variados como el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, o el presidente de México, Felipe Calderón, entre otros.

 Cinco grandes bloques de actuaciones

 1. TRANSPARENCIA

Más y mejor información a los inversores sobre los riesgos de sus operaciones; más capacidad de seguimiento para las entidades supervisoras e introducción de mejoras en las agencias de calificación de riesgos.

2. CONTROLES

Creación de mecanismos para combatir la opacidad de los mercados no organizados, donde se han movido las hipotecas ‘sub prime’ de EEUU .

3. ELEMENTOS ANTICÍCLICOS

Obligar a las entidades de crédito a guardar parte de sus beneficios para tener reservas de seguridad que les permitan afrontar situaciones adversas.

4. FAMILIAS Y EMPRESAS

Considerar el endeudamiento de familias y empresas para fijar los límites de ciertas operaciones.

5. CAMBIO DE CULTURA

Retribuciones “razonables” para los directivos e implantación de principios de buena gestión en las direcciones y Consejos de Administración con los criterios de “creación sostenible de valor” y de evitar “aventuras especulativas”.