Público
Público

Zapatero anuncia hoy más inversión pública para mantener el empleo

Los proyectos de rehabilitación de espacios públicos serán la estrella del plan de reactivación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sube esta tarde a la tribuna del Congreso de los Diputados para explicar en qué consistirá el quinto paquete de medidas contra la crisis, que será el más voluminoso.

Será el Plan Español de Activación Económica, como lo bautizó Zapatero el pasado martes. Tendrá con vigencia para los años 2009 y 2010 y, enmarcado en el programa de actuaciones presentado ayer por el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, todavía tiene que ser aprobado por los líderes de los Veintisiete.

El plan español se centrará, sobre todo, en un fuerte incremento de la inversión pública. La idea es incidir en proyectos que puedan ponerse en marcha con cierta agilidad y que supongan la utilización de mucha mano de obra.

En este perfil encajan, principalmente, las obras de rehabilitación de espacios públicos en las ciudades. Este plan de rehabilitación se desarrollará de la mano de las administraciones autonómicas y locales.

También se acelerarán los proyectos de infraestructuras (aunque su maduración es bastante más lenta) y se invertirá en otras áreas, como el medio ambiente, la educación o la innovación.

El aumento de la inversión queda fuera de lo previsto en el proyecto de Presupuestos del Estado para 2009, que ahora se tramita en el Senado.

Fuentes gubernamentales señalan que esto no es problema para sacar adelante las actuaciones que hoy se anuncien. El mayor gasto que se necesite se aprobará con ampliaciones de crédito, que se cubrirán con más emisiones del Tesoro y, por tanto, elevarán el nivel de deuda (ahora está en torno al 36% del PIB). Se calcula que el incremento de la inversión pública podría rondar los 10.000 millones de euros.

Rodríguez Zapatero ha venido señalando que la estrategia fiscal contra la crisis se centrará sobre todo en el gasto, en lugar de en los ingresos. Sostiene que el español es el Gobierno europeo que más medidas tributarias ha adoptado de cara a 2009 (los 400 euros del IRPF, el cheque-bebé, el adelantamiento de las devoluciones del IVA, la eliminación del Impuesto sobre el Patrimonio), con un coste de 13.500 millones.

No obstante, no se descarta que pueda anunciar alguna medida relacionada con el IVA para VPO (una moción del Parlamento instó al Gobierno a bajarlo al 4%) o de algún otro sector concreto, aunque el Ejecutivo se ha mostrado contrario a una rebaja generalizada de este impuesto, como sí ha hecho el Reino Unido.

Zapatero, además, dedicará parte de su tiempo a enumerar las medida aprobadas por el Gobierno durante la legislatura, que él ha cifrado en 80.

El presidente también hablará de la cumbre del pasado día 15 en Washington y sobre la reforma del sistema financiero mundial. El Gobierno británico anunció ayer que la próxima reunión del G-20 será el 2 de abril en Londres. Una cita a la que Zapatero confía en asistir.

Las grandes economías europeas están ya en recesión o van camino. Por eso, cada una ha puesto en marcha su plan de reactivación para intentar salir del pozo cuanto antes. Las tres principales –Alemania, Reino Unido y Francia– emplearán en ellos 112.500 millones de euros.

El Gobierno de Nicolas Sarkozy se gastará 19.000 millones de euros. Aunque todavía no ha dado los detalles, sí ha precisado que estará especialmente destinado a sostener al automóvil y la construcción. Además, el país galo ha creado un fondo de 20.000 millones para evitar que sus empresas estratégicas caigan en manos de extranjeras.

El Ejecutivo de Angela Merkel será el que más dinero destine a reactivar su economía, 50.000 millones, que llegarán a los ciudadanos mediante rebajas fiscales, créditos a pequeñas y medianas empresas, ayudas a la creación de empleo y mayores inversiones en infraestructuras.

Reino Unido ha sido el último en anunciar sus planes. Será un paquete de estímulo fiscal de 23.500 millones, que contempla la reducción del IVA y créditos para pymes, entre otros.