Público
Público

Zapatero busca dar confianza a los inversores de EEUU

Infraestructuras, posible privatización de aeropuertos y energías renovables centran el interés de los grandes fondos de Wall Street

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Beautiful piece of conversation'. Este comentario de George Soros a Laurence Fink, consejero delegado de Black-rock, sintetiza a juicio del Gobierno español el fructífero resultado del desayuno de trabajo que José Luis Rodríguez Zapatero celebró ayer con un elenco de 13 de los principales inversores de EEUU, entre ellos además de los dos citados Citigroup, Morgan Stanley y Goldman Sachs. La traducción gubernamental de aquella frase en inglés es 'pedazo de conversación', aunque otros angloparlantes rebajaban el elogio a 'una agradable conversación'.

En todo caso, Zapatero 'hizo los deberes', según fuentes presidenciales. El objetivo de esta reunión, con la que abrió en Nueva York una jornada dedicada por completo a la diplomacia económica, era 'sembrar confianza' entre los inversores estadounidenses. No se registró ninguna ausencia entre los 13 bancos y fondos de inversión convocados. Y la reunión, que duró dos horas, fue 'muy viva, densa y satisfactoria', a juicio del Gobierno. Incluso tuvo un epílogo, en forma de charla reservada con 'dos o tres' de los invitados, cuya identidad no se quiso desvelar.

Zapatero diceque 'los mercados ciegos' minaron la economía real

El coloquio puso de relieve que la atención de los inversores estadounidenses se centra en tres sectores: desarrollo de las infraestructuras, posible privatización parcial de los aeropuertos y energías renovables. También mostraron especial interés por las ventajas de España en Iberoamérica, con alusiones a que por primera vez esta zona ha resistido bien una crisis fuerte. El inversor John Paulson declaró su intención de invertir en el sector de las cajas de ahorros.

Algunos interlocutores del presidente reconocieron los esfuerzos realizados con el plan de ajuste. Previamente, Zapatero había destacado que tuvo que adoptar 'decisiones difíciles y complicadas para que el conjunto de la economía, todos sus actores, los mercados, los inversores... valoraran la firme determinación que tengo de hacer que la economía española sea competitiva y que el proceso de crecimiento y expansión sea nuevamente el futuro inmediato y vuelva a permitir crear empleo'. El presidente del Gobierno subrayó que el momento actual de la economía española se caracteriza por estar 'en el inicio de la recuperación y de la vuelta a la estabilidad', y explicó con detalle las reformas acometidas.

La búsqueda de inversiones no impidió a Zapatero lanzar una pulla al recordar explícitamente, en el mes en el que se cumplen dos años de la quiebra de los principales bancos de inversión, el daño que causó el carácter especulativo de su actividad. Sus interlocutores, entre los que estaba el consejero delegado de Black-rock, considerado el mayor hedge fund (fondos de alto riesgo y escasamente regulados), pasaron por alto la crítica y no hubo controversia al respecto, según la versión ofrecida por los portavoces gubernamentales.

Asegura que España está 'en el inicio de la recuperación'

Zapatero fue mucho más contundente poco después en la Universidad de Columbia, donde censuró abiertamente a 'los mercados ciegos' y su comportamiento 'pernicioso' propiciado por el proceso de desregulación financiera, de modo que 'impulsaron la aparición de burbujas y sembraron de minas la economía real'.

Además, se reunió con el consejo editorial de Wall Street Journal, un diario especialmente crítico con el Gobierno de Zapatero, que incluyó también en su agenda mediática una entrevista con María Bartiromo, influyente periodista económica de la cadena de televisión CNBC.