Público
Público

Zapatero busca un "revulsivo" para Trabajo

El nuevo ministro debería convertirse en uno de los referentes del Gobierno. No se descarta que sea alguien procedente del mundo económico y respetado en el ámbito sindical

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con 4,6 millones de parados, el empleo se ha convertido en una asignatura fundamental para el Gobierno, tanto desde la perspectiva económica como política. En consecuencia, la cartera de Trabajo ha adquirido una relevancia especial, muy superior a la que se le ha concedido en otras circunstancias.

A partir de este análisis, el presidente del Gobierno busca a un 'peso pesado' para sustituir a Celestino Corbacho, que dejará el cargo tras la huelga general del día 29 para concurrir como candidato en las elecciones de Catalunya. El retrato robot del sustituto que quiere José Luis Rodríguez Zapatero, que debería servir de 'revulsivo' para el mercado laboral, corresponde a una persona con competencia y potencial suficiente para convertirse en uno de los referentes sociales y políticos del Gobierno, según las fuentes gubernamentales consultadas.

El presidente se inclina por limitar ahora los cambios al relevo de Corbacho

Aunque se ha manejado la posibilidad de adscribir las competencias de Trabajo a algún otro ministerio, esta posibilidad ha sido desechada. Zapatero se inclina en estos momentos por nombrar a un nuevo ministro. Para sustituir a Corbacho, han circulado diversos nombres, entre los que destacan los de Vicente Álvarez-Areces, Marcelino Iglesias y Octavio Granado. Pero no se descarta que acabe siendo alguien procedente del mundo económico y respetado en los ámbitos sindicales.

El presidente, como acostumbra, ha pedido sugerencias a algunos de sus colaboradores, pero todo apunta a que, en esta ocasión, la elección será una decisión muy personal. El nombramiento de Corbacho le fue sugerido en su momento por el vicesecretario del general PSOE, José Blanco, con la idea de que su principal cometido habría de ser controlar el flujo de inmigrantes tras la etapa de puertas abiertas que caracterizó el mandato de Jesús Caldera. La crisis modificó el escenario de modo radical al disparar las cifras de paro.

Remodelación y reformas

Las reformas económicas frenan una amplia remodelación

Ahora, recuperar el empleo es la prioridad de prioridades de Zapatero, tanto en el ámbito económico como en el político. De ahí la trascendencia del nombramiento, que ha llevado a descartar la posibilidad de fusionar temporalmente Trabajo con otra cartera a la espera de una remodelación ministerial más amplia. Esta, si finalmente llega a producirse, se sitúa ahora más en el entorno de las Navidades o de comienzos del año próximo. El criterio mayoritario es que después de las elecciones municipales y autonómicas de mayo sería demasiado tarde, pues sólo quedarían nueve meses de legislatura.

La impresión en círculos próximos al presidente es que no habrá una remodelación amplia al menos hasta que se hayan aprobado los Presupuestos para 2011, que deben asegurar tanto el proceso de reformas económicas como la estabilidad parlamentaria suficiente para garantizar la gobernabilidad. Acometer antes un cambio que afectara al área económica se teme que pudiera entenderse como falta de confianza en las reformas impulsadas. Por otra parte, aunque la vicepresidenta económica, Elena Salgado, sigue en el centro de todas las miradas empezando por las de sus propios compañeros , el presidente ha acentuado en las últimas semanas los gestos de confianza en ella.

Zapatero, según las fuentes consultadas, ha descartado también la posibilidad de proceder simultáneamente a la sustitución de Corbacho y de Trinidad Jiménez, si gana las primarias para ser la candidata a la Comunidad de Madrid. Aunque, en ese supuesto, hay quien apuesta por que la ministra de Sanidad y Política Social se vuelque de inmediato en la política madrileña, la intención actual es que continúe desempeñando la cartera ministerial hasta comienzos del año próximo. De hecho, al presidente se le ha oído comentar que Alberto Ruiz-Gallardón fue candidato a la Alcaldía de Madrid sin haber renunciado a la presidencia de la Comunidad.

Desde el PSC se han apresurado a lanzar el nombre de Marina Geli, consejera de Salud de la Generalitat, para sustituir a Jiménez. Pero ante el horizonte de que el PSC perderá en noviembre el Govern, ya se anticipa que 'la cuota catalana' está suficientemente representada por Carme Chacón.