Público
Público

Zapatero:"La carpeta de la candidatura ni la he abierto"

El PSOE acata la llamada al orden del jefe del Ejecutivo y entierra el debate sucesorio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Tengo una serie de carpetas importantes abiertas en mi despacho. El 80% versa sobre la crisis. La carpeta de la candidatura de 2012 ni siquiera la he cogido del armario y queda tiempo para que la coja'. Perseguido por el debate sobre su relevo un día después de intentar zanjarlo en la convención socialista de Zaragoza, José Luis Rodríguez Zapatero se sirvió de esta metáfora para tratar de lanzar el balón sucesorio al tejado de las simples conjeturas. 'No toca, queda mucho tiempo', insistió el jefe del Ejecutivo. En vano.

Zapatero instó el domingo a todos los dirigentes del su partido a 'no hablar del futuro del PSOE, sino del futuro de España', en una llamada al orden que rearmó ayer con argumentos que evitó en su primera y única hasta ahora llamada a capítulo.

'Cada cosa a su tiempo. Quien tiene la responsabilidad de dirigir el PSOE debe tenerla también para decidir cuándo abordar la candidatura de 2012'. El líder socialista siempre ha insistido en que cimentará su decisión sobre 'convicciones y no circunstancias'. Ayer añadió a este compromiso una clave estratégica, la necesidad del sigilo: 'Como ese cuándo [anunciará la candidatura] forma parte también de acertar en la decisión, debemos ser cautos', reflexionó en voz alta para espantar cualquier tentación especulativa en sus propias filas.

Zapatero puso especial cuidado a la hora de evaluar la valía de su número dos en el Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba, como hipotético candidato a la sucesión. 'Tiene unas cualidades políticas sobresalientes', apuntó. Su futuro en la secretaría general del PSOE quedó en el aire: 'Todavía no estoy en esa reflexión'. Cuando llegue el momento, si llega, 'todo será muy rápido, igual que me gusta hacer los cambios de gobierno rápidos, e igual que cuando anuncie mi candidatura', se limitó a advertir.

Entrevistado en Los desayunos de TVE, Zapatero redujo el debate sobre su relevo a una inquietud periodística ajena a las ocupaciones de los dirigentes de su partido que las han aventado en las últimas semana en público y en privado. 'Los compañeros no me preguntan', remachó, intentando apagar cualquier incredulidad. 'Ningún dirigente del PSOE motu proprio quiere sacar este tema', aseguró, antes de mostrar 'respeto' a la urgencia mostrada por uno de los que sí lo ha hecho, el presidente de Extremadura, que le instó la semana pasada a despejar su candidatura antes de las elecciones de mayo para evitar que se conviertan en 'un plebiscito' sobre su futuro.

Concernido de esta forma en primera persona por la exigencia de Zapatero de aparcar la discusión sucesoria, el propio Guillermo Fernández Vara acusó ayer recibo de la llamada al orden. 'Vienen tiempos para hablar de España y no de nosotros', se plegó el presidente extremeño: 'Zapatero es quien maneja los tiempos, dirá lo que tenga que decir cuando lo estime oportuno'.

Más voces se unieron al coro de dirigentes socialistas que entonó ayer la instrucción de su jefe de filas sin verso suelto alguno ni concesiones a la rima libre. La sinfonía de la sucesión se apagó entre autocorrecciones. Si el pasado jueves, el vicepresidente tercero del Gobierno habló de Zapatero en pasado 'Yo habría preferido que hubiera seguido',ayer cambió de tiempo para proclamar que 'es presente y futuro', según proclamó Manuel Chaves para enterrar su aportación al debate.

El líder de los socialistas vascos, Patxi López, firmó también el recibí de la orden de aparcar la cuestión sucesoria y enmarcó esta preocupación en 'los medios de comunicación más que en el Partido Socialista'. El vasco, al menos, 'no ha dedicado ni un minuto' al debate, zanjó el lehendakari.

'No tenemos ni la más mínima duda ni inquietud', se sumó desde Galicia el secretario general del PSdG, Pachi Vázquez, erigiendo a Zapatero, como hizo José Blanco en la convención socialista, en 'el mejor presidente'. 'Es presidente y lo seguirá siendo. Lo apoyamos y lo apoyaremos', ahogó cualquier duda.

'Respetamos su decisión de administrar los tiempos. Tiene todo el apoyo del PSOE para 2012 y para apoyar las reformas que está impulsando', apuntó el secretario de Organización socialista, Marcelino Iglesias, guardián hasta ahora de la ortodoxia sobre el debate del que nunca ha participado que Zapatero ha convertido en ley desde el domingo.

'Tanto el Gobierno como el Partido Socialista estamos trabajando en otras cosas', concluyó desde el mismo ámbito la portavoz del comité electoral socialista, Elena Valenciano. 'Esta conversación no es la que está en los bares', argumentó para cerrar el debate vetado por Zapatero.