Público
Público

Zapatero se ceba con el fichaje estrella del PP

La victoria de Solbes sobre Pizarro da argumentos al presidente para reivindicar la gestión económica // Se compromete a superar a Francia en renta per cápita

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La estrella del mitin de José Luis Rodríguez Zapatero ayer en León no estaba en ninguno de los rincones del Palacio de los Deportes de la ciudad, pero cada vez que el presidente del Gobierno o el número uno del PSOE por León, José Antonio Alonso, pronunciaron su nombre, los casi cinco mil ocupantes del pabellón deportivo bramaban. Pedro Solbes, el ministro de Economía, fue recordado por Zapatero y por el ministro de Defensa como el ganador indiscutible del debate del jueves con Manuel Pizarro, el número dos de la lista del PP en Madrid, que fue el que salió peor parado de la jornada.

Calentó el ambiente Alonso, cuando recordó, visiblemente complacido, que “el PP ha quedado derruido después del debate con nuestro querido Pedro Solbes”, y tachó a Manuel Pizarro de “producto del PP”, o sea, “una persona que se ha dedicado a hacerse millonario y a trabajar para los ricos”.

E hizo hervir la sangre de los leoneses Rodríguez Zapatero cuando se jactó de elegir siempre lo mejor para España, por ejemplo, al buscar “al mejor ministro de Economía, como Solbes demostró ayer que lo es”.

Tras la flor al vicepresidente, cayeron los dardos sobre Pizarro. En una ocasión, Zapatero afirmó que el PP no había hecho nada más que cargar contra la política antiterrorista y, cuando llegan las elecciones, dicen: “Vamos a hablar de economía, y fichan a alguien de última hora que recibe un baño adecuado”, como el que ayer le dio Pedro Solbes al ex presidente de Endesa. “¿Cómo le hacen esto los de la derecha a Pizarro, con lo poco que sabe de economía?”, se preguntó el candidato socialista entre aplausos y carcajadas.

El segundo round contra el rival de Solbes vino de la mano del último descubrimiento de Mariano Rajoy, según Zapatero: los “currantes”. Para el presidente del Gobierno, el líder conservador acaba de descubrir que hay gente que se levanta “pronto” y se preguntó ayer si considerará a Manuel Pizarro “un currante, aunque si lo es, es un privilegiado”, concluyó.Un Gobierno no sumisoMuy a su pesar, seguramente, y aunque no fue citado en ningún momento, el presidente de los EEUU, George Bush, planeó por las mentes de los presentes. La retirada de las tropas de Irak, la primera promesa cumplida por Zapatero al llegar al Gobierno, fue jaleada cada vez que era recordada por el líder socialista.

El presidente del Gobierno rememoró “los valores” que han sido defendidos por los socialistas en sus años de poder, sin necesidad de haberse “sometido a nadie, ni a los más poderosos”. Reprochó al líder de la oposición que hable de esa “firmeza que quiere exhibir estableciendo penas a niños de 12 años para que vayan a la cárcel”. Para firmeza, la que Zapatero aprendió en su tierra con la retirada de las tropas de Irak: “Le dije al presidente de la potencia más importante del mundo: “¡Me voy de Irak y ahí te quedas!”.

Por eso, según el candidato del PSOE, hay que “elegir entre un Gobierno que agacha la cabeza ante los poderosos, se mete en guerras ilegales, a cambio de decir que está cerca de los más poderosos” y otro Gobierno que, como este país, “ama la paz, la tolerancia, la convivencia, entre los pueblos del mundo, entre nosotros mismos”.

El jefe del Ejecutivo, a pesar de haber llegado con un retraso de 20 minutos, tuvo una cogida espléndida entre sus paisanos, que no olvidan que, aunque Zapatero nació en Valladolid y no en León, siempre ha iniciado las campañas en esta tierra. Auguró al PP que se romperá el 9 de marzo, “y no España”, como dicen los conservadores y aseguró que “estamos más fuertes que nunca”. “Os puedo asegurar que conmigo al frente del Gobierno no habrá recortes de derechos, ni decretazos”, prometió Zapatero que pidió el voto para el PSOE garantizando que con él, “en los próximos cuatro años vamos a hacer la mejor España de toda su historia”.

Zapatero se comprometió a lograr otro reto: “Ya que hemos conseguido superar a Italia en renta per cápita hace poco, ahora la meta es superar a Francia en los próximos años y lo conseguiremos”.

Perseguido por la Justicia

A pesar del éxito de aforo, de los gritos de ¡Presidente!, de los abrazos, de la asistencia de Sonsoles al mitin,… siempre tiene que haber alguien que devuelva a la realidad a los líderes agasajados. En esta ocasión, fueron un grupo de funcionarios estatales de Justicia —exigiendo equiparar salarios a los funcionarios autonómicos y compinchados con otros que han perseguido al presidente por toda España—, que, aunque al principio fueron retenidos en la puerta, consiguieron entrar e interrumpir, primero, al alcalde de León, Francisco Fernández, y después, al propio Zapatero. Fueron los propios asistentes al mitin los que consiguieron echarlos a empujones, sin apenas la intervención de los agentes de seguridad.