Público
Público

Zapatero censura a Rajoy por "mirar para otro lado"

El presidente del Gobierno pide a los candidatos del PSOE que centren su campaña en el empleo y eviten "el rifirrafe" con el PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Luis Rodríguez Zapatero dio ayer el pistoletazo de salida para la campaña de los socialistas con vistas a las elecciones municipales del 22 de mayo con una petición: 'Que no sea una campaña de rifirrafe', porque 'no es lo que necesita España y lo que necesitan los que no tienen empleo'.

Pero difícilmente será así. Aunque su intervención en la clausura de la convención municipal celebrada por el PSOE en Sevilla tuvo un marcado acento pedagógico, él mismo entró en el cuerpo a cuerpo con Mariano Rajoy, que ahora pone reparos a la segunda fase de la reestructuración de las cajas de ahorros y que se mantiene al margen del pacto suscrito por el Gobierno con sindicatos y empresarios.

'El PP, y la derecha en general, nos viene exigiendo reformas que ellos no hicieron, y cuando las hacemos, miran para otro lado y no se comprometen en nada. Siempre pedir y exigir, y nunca dar y ayudar', se lamentó el presidente del Gobierno.

El líder del PSOE subrayó que todo 'el programa y el discurso' de Rajoy, 'ante cualquier problema, sean las cajas de ahorros o los huracanes, se reduce a cuatro o cinco palabras: La culpa es de Zapatero'.

Ironizó que, gracias a esa actitud, 'la derecha en España siempre ha sido virginal'; es decir, sin pecado original. Tanto que Cristóbal Montoro, exministro de Hacienda con José María Aznar y ahora portavoz económico del PP, se permite ante la reforma de las pensiones 'estar a la izquierda de Cándido Méndez y de Toxo', los secretarios generales de UGT y CCOO, respectivamente.

El intento del PP de adelantar por la izquierda 'produce perplejidad', según resaltó Zapatero, que responsabilizó al PP de 'lo que más daño ha hecho a España en la crisis': la burbuja inmobiliaria por los excesos del ladrillo que representó y por las hipotecas que ha dejado tras de sí.

El secretario general de los socialistas señaló que el PP se muestra 'convencido de que va a ganar las elecciones municipales de calle', pero olvida algo que él dijo tener presente 'cada minuto' y es que para ganar en las urnas 'hay que merecerlo'.

Con esta pauta, emplazó a todos los candidatos socialistas a orientar su campaña y propuestas en torno a una doble prioridad absoluta: la recuperación económica y la creación de empleo. El presidente aseguró que la primera 'está en marcha, mal que les pese a algunos', pero la segunda 'va a costar más' y los ayuntamientos deben contribuir cuanto puedan.

Los cambios que ha traído la crisis exigen también, según destacó, 'cambios en las políticas', sobre todo en los ámbitos en los que se ha producido una 'profunda avería', como ha ocurrido en el sector inmobiliario, cuyo sobredimensionamiento es dijo 'un error' en el que España no puede volver a caer como país, afirmación que conectó con la pretensión del PP de reimplantar la desgravación fiscal por compra de vivienda.

Junto a la recuperación económica y la creación de empleo, Zapatero identificó como tercera prioridad el ahorro y la eficiencia energética cifró en 40.000 millones de euros la factura anual por la importación de petróleo y gas. Y, unida a ella, 'la sostenibilidad ambiental'.

Ante el rechazo que algunas de las reformas producen incluso entre los votantes del PSOE, Zapatero reivindicó que las señas de identidad socialistas 'están intactas'. Lo argumentó con el respaldo de los sindicatos al Acuerdo Económico y Social, que incluye medidas inéditas como el reconocimiento a las mujeres de un tiempo de cotización por el cuidado de los hijos. Y también con un repaso a las cifras de las principales políticas sociales, entre las que destacó el crecimiento en un 80% del gasto en becas desde 2004, con la apostilla de que la educación es la mejor garantía para la igualdad de oportunidades.

'Reformas con acuerdo social y austeridad, sí; pero con mantenimiento de las políticas sociales', proclamó. Como prueba de que no son sólo palabras, señaló que el desarrollo de la Ley de Ayuda a la Dependencia es mucho más amplio en Andalucía, donde gobierna el PSOE, que en Madrid o el País Valencià, donde gobierna el PP.

Zapatero se refirió también al proyecto de Ley de Igualdad de Trato y contra la Discriminación como prueba de que, a pesar de que su prioridad es crear empleo, no ha olvidado la ampliación de los derechos ciudadanos, que fue la impronta de su primera legislatura. 'Si algo es la democracia, es igualdad', afirmó para, a continuación, censurar 'el populismo más intolerable', el que explota el rechazo a los inmigrantes para ganar votos.

Para conseguir estos, animó a los suyos a trabajar 'con humildad, asumiendo errores y poniendo atención a lo que nos une como sociedad'. En sus candidatos para el 22-M dijo ver 'caras de ganadores, la que nunca tiene Rajoy'.