Público
Público

Zapatero cierra la vía para legalizar Batasuna

La izquierda abertzale pide al Gobierno que dé "pasos", aunque sean mínimos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno y la izquierda abertzale se intercambiaron ayer sendos mensajes enfrentados al hilo del cese de las 'acciones armadas' de ETA. La ilegalizada Batasuna emplazó al Ejecutivo, al PSOE y al PP a dar a partir de ahora 'pasos, aunque sean insuficientes', para favorecer la apertura del proceso de paz, y reclamó, en concreto, su legalización.

En su primera declaración sobre el anuncio de ETA, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, replicó que 'quienes están fuera de la legalidad, porque no condenan tajantemente la violencia, están en la misma situación hoy que antes del comunicado' de la banda armada.

El cruce de declaraciones puso de manifiesto las posturas antagonistas que mantienen el Gobierno y la izquierda abertzale sobre el escenario que debe abrirse los próximos meses y a quién le corresponde además moverse tras el cese anunciado por ETA. La izquierda abertzale se presentó en Bilbao para exponer su visión de la situación tras la valoración de 'urgencia' que realizó el domingo. A la mesa se sentaron Aitor Bezares, Amparo Lasheras, Rufi Etxeberria, Txelui Moreno, Marian Beitialarrangoitia, Agurne Barroso, Tasio Erkizia y Niko Moreno para valorar el cese de acciones de ETA y su 'gran importancia' para avanzar hacia un proceso de paz. Y sin entrar a 'cuantificar suficiencias e insuficiencias' del anuncio, reclamaron al resto de agentes, entre ellos al Gobierno, que respondan de 'manera constructiva' a la nueva situación.

Fue en el turno de preguntas cuando Txelui Moreno concretó cómo el Ejecutivo debe, a su juicio, responder tras el anuncio de ETA. 'Tiene que legalizar la izquierda abertzale porque es uno de los mínimos democráticos para el proceso democrático', dijo, tras afirmar que la izquierda abertzale ha dado 'los pasos que tenía que dar' en su resolución Zutik Euskal Herria. En esta se compromete por las vías 'exclusivamente pacíficas y democráticas'. El portavoz abertzale pidió, además, otras medidas, como el acercamiento de los presos a Euskadi.

Zapatero, que compareció ayer junto al primer ministro palestino, Salam Fayyad, a quien mostró el apoyo español al nuevo proceso de paz, exigió una condena a la izquierda abertzale y le advirtió de que 'no valen comunicados, sólo valen decisiones. Y sólo una decisión vale y se dice en pocas palabras: abandono de las armas'.

El diario Financial Times' defiende la legalización del partido abertzale

El presidente destacó la reac-ción 'unánime' de las fuerzas políticas, al expresar su 'profunda decepción' por el comunicado de ETA. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, también contestó a la izquierda abertzale: 'Se ha equivocado de interlocutor. No es al Gobierno, sino a ETA a quien debe dirigirse, ETA es su problema'.

Otra visión mostró el presidente de los socialistas vascos. Jesús Eguiguren habló del 'gran valor' de la decisión de ETA por tratarse de un movimiento 'propio, no condicionado y no negociado. No es como en ocasiones anteriores, sino que obedece a la propia evolución de Batasuna'. Y pidió así al lehendakari, Patxi López, que asuma un 'mayor protagonismo' y lidere el 'proceso', a la vez que defendió la continuidad de la política antiterrorista del Gobierno central.

El Ejecutivo vasco declinó valorar las opiniones 'personales' de Eguiguren: 'Queda claro que el lehendakari lidera la política de este país'.

El diario británico conservador Financial Times instó a las autoridades españolas a legalizar a la izquierda abertzale si, junto a ETA, se compromete a cumplir un alto el fuego permanente. También pidió al Gobierno que acerque a los presos a cárceles del País Vasco.

En un editorial, el diario subraya la necesidad de abordar estas cuestiones. Desde su visión, 'es correcto criminalizar todo terrorismo y violencia. Pero, es menos útil y, en última instancia, contraproducente, criminalizar la expresión de una opinión política', señala, en alusión a la ilegalización de la izquierda abertzale.