Público
Público

Zapatero continúa aplazando la reunión solicitada por Lara en julio

Una "agenda apretada" es el razonamiento utilizado por el presidente para no mantener una entrevista personal con el líder de IU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tratar las últimas medidas económicas adoptadas por el Gobierno de Rodríguez Zapatero son algunas de las cuestiones que Cayo Lara, el líder de Izquierda Unida (IU), quiere abordar con el jefe del ejecutivo a pesar del rechazo de este último a la hora de llevar a cabo el encuentro. 

'En relación a su solicitud de mantener un encuentro personal para abordar estas cuestiones, lamentablemente la apretada agenda que el Presidente del Gobierno tiene comprometida para los próximos meses impide que ésta pueda producirse'.

Esta es la fórmula empleada por José Enrique Serrano, director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, para rechazar por carta en nombre de José Luis Rodríguez Zapatero la reunión solicitada por Cayo Lara el pasado 30 de julio para intercambiar opiniones sobre las medidas económicas decididas por el líder socialista.

El interés de Lara en esta reunión es explicarle a Zapatero una 'alternativa social' a la crisis

Rodríguez Zapatero opta por la fórmula de utilizar a su jefe de gabinete para encargarse de rechazar el encuentro que sí le planteó personalmente por escrito este verano el máximo dirigente de IU.

En su escueto escrito, Serrano alega mediante a un complicado malabar político-lingüístico que 'en todo caso, el Presidente del Gobierno toma nota con interés de sus posiciones políticas y le reitera su compromiso de mantener el diálogo con las fuerzas políticas con representación parlamentaria como principio que impregna toda la acción política de su Gobierno'.

En la misiva original que Lara remitió a Rodríguez Zapatero el 30 de julio le solicitaba la reunión para conocer de primera mano las razones de las medidas pasadas y futuras decididas por el Gobierno para abordar la crisis, tal y como fueron expresadas por éste en el debate sobre el estado de la Nación que tuvo lugar unos días antes.

El dirigente de IU expresaba su opinión al líder del PSOE sobre que su actuación parece ir dirigida a 'contentar a los mercados, al poder financiero y a una parte importante del alto empresariado de éste país, justificando el castigo, actual y futuro, para los de abajo'.

Frente a esta realidad, Cayo Lara señalaba que 'vengo a reiterarle la necesidad de mantener un encuentro para explicarle, una vez más, nuestras alternativas para una salida social a la crisis'.

Hasta ahora, el responsable de IU sólo ha mantenido una reunión con el jefe del Ejecutivo socialista, celebrada en el Palacio de La Moncloa el 20 de abril de 2009.

La carta planteaba también la posibilidad de que otro de los temas de la entrevista fuera el rechazo de Rodríguez Zapatero para realizar una reforma electoral que garantice la representatividad democrática de un sistema que Lara le exponía que es 'injusto, intolerable e indigno, que, de no modificarse, llevará a la paradoja de que con una mayoría de votos de izquierda de la ciudadanía gobierne un partido de derechas', indicaba Lara.