Público
Público

Zapatero se declara "más cercano que nunca" a Rubalcaba

Destaca su "labor fundamental" en el debate interno del PSOE. Pide a CiU "responsabilidad y moderación"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Cercanía, más que nunca'. Con esas cuatro palabras, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, enfatizó ayer su sintonía con el aspirante socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. La respuesta llegó cuando los periodistas le preguntaron si la reforma de la Constitución 'Yo no lo hubiera hecho así', espetó Rubalcaba a Zapatero el lunes había abierto una brecha entre ambos. Lejos de ofrecer una contestación lacónica o tibia, el jefe del Ejecutivo señaló al candidato como artífice de una 'labor fundamental': haber logrado una 'amplísima por no decir unánime comprensión y respaldo' en el PSOE hacia la reforma que modificará sin referéndum la Constitución para limitar el déficit.

En paralelo al mensaje de que entre él y Rubalcaba funciona una especie de simbiosis, Zapatero lanzó otro dirigido a CiU, cuyo apoyo buscan desesperadamente PSOE y PP para evitar que la reforma aparezca como la plasmación irreversible de la ruptura del consenso constitucional. El presidente exhortó a la formación catalana a actuar con 'responsabilidad' y 'moderación'. Y se declaró convencido de que CiU ha malinterpretado el 'impacto' de la reforma sobre el autogobierno catalán.

El mérito de que el PSOE haya cerrado filas es del candidato, opina el presidente

La reforma, dijo, nada tiene que ver con 'la distribución territorial del poder', aunque admitió que 'algunas de las cosas' que reclama CiU a cambio de su voto son 'difíciles de incorporar', al menos ahora. 'No sé si posteriormente en el desarrollo de la ley orgánica habrá algún espacio' para el acuerdo, aventuró con cautela. CiU considera inadmisible el límite a la capacidad de endeudamiento de Catalunya. Y plantea otra condición sine qua non para dar su sí: que la Carta Magna fije en el 4% el límite déficit fiscal de Catalunya.

El reconocimiento a Rubalcaba y la invocación al sentido de Estado de CiU guiaron la comparecencia conjunta de Zapatero con su homólogo portugués, el conservador Pedro Passos Coelho, a cuyas medidas económicas Zapatero garantizó un 'apoyo incondicional'. Como las de España, son 'dolorosas pero imprescindibles', apostilló.

Rubalcaba: 'Lo de Grecia no lo quiero para España, aunque me cueste votos'

La reforma, insistió de nuevo el presidente,'se ha hecho con la máxima velocidad porque lo necesitamos'. Y ya 'está dando y va a dar resultados positivos para la estabilidad'

Con simetría total, Rubalcaba trazó el mismo discurso. En un encuentro con universitarios, el candidato defendió la reforma como protección ante un otoño 'complicado', informa Elena Herrera. 'Lo que ha pasado en Grecia no lo quiero para mi país, aunque eso me cueste votos', aseveró para añadir también esto: 'Entre los manirrotos que defienden una deuda excesiva y los fanáticos del déficit cero, están los socialdemócratas'.

Una vez conjurado el fantasma del cisma interno o, cuando menos, evitado que el fuego se propague más allá de los dos diputados que pedirán el referéndum Antonio Gutiérrez y Juan Luis Rascón y de los dos de Izquierda Socialista aún dudosos, el PSOE busca a marchas forzadas un acuerdo con CiU. La formación ha accedido a que, tal como piden ICV y ERC, los ocho senadores de designación autonómica acudan al Parlament para posicionarse sobre la reforma antes de que esta llegue a la Cámara Alta, informa João França.

El apoyo de CiU se ha convertido en objetivo prioritario para PSOE y PP

Aunque el presidente se curó en salud asegurando que la reforma 'tiene un amplio respaldo' por cuanto la suscriben 'los dos grandes partidos', él mismo contactó con buena parte de los líderes de los partidos parlamentarios para recabar su apoyo, informa Europa Press. La previsión, indicaron fuentes del Gobierno, es perseverar en los contactos. El plazo de enmiendas a la reforma se cierra hoy a las dos de la tarde.

Pero la prioridad es CiU para PSOE y PP. De hecho, la portavoz adjunta del PP, Fátima Báñez, contó que el acuerdo para la reforma incluía una negociación a tres bandas con la formación catalana, cuya incorporación al bloque por la reforma definió como 'importante para España'.