Público
Público

Zapatero descarta tomar más medidas económicas de aquí al 20-N

En una comparecencia breve y previsible, el presidente anuncia que seguirá gobernando hasta el día de las elecciones y lanza un mensaje de gratitud a los ciudadanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una vez firmado por el rey el decreto de disolución de las Cortes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se presentó ante los periodistas para hacer una declaración institucional en la que sólo admitió tres preguntas. Fue una comparecencia sin chispa, previsible, en la que ni siquiera quiso hacer un resumen de los últimos cuatro años al frente del Gobierno.

'Hoy no es día de balance. Hoy es el día en el que se abre un nuevo tiempo político, el tiempo de los candidatos, para que formulen sus propuestas. El Gobierno seguirá ejerciendo sus funciones hasta el día de las elecciones'. De esta manera confirmó Zapatero que esto no era una despedida, que aún le quedan dos meses para seguir trabajando. 

El principal mensaje que lanzó Zapatero fue de gratitud. Gratitud a sus ministros, a sus colaboradores, a los diputados por haber trabajado tanto desde que el pasado 29 de julio anunciara la convocatoria de las elecciones; y gratitud, 'sobre todo a los ciudadanos por haberme dejado presidir el Gobierno de España. No imagino un más alto honor'.

Quizá lo más importante que dijo fue que va a seguir ejerciendo el mando hasta el 20 de noviembre, aunque descartó tomar más medidas económicas hasta el final de su mandato, aunque dijo que 'si fuera necesario' tomar alguna medida adicional, la tomaría. Reconoció la dificultad de la situación, sobre todo por la incertidumbre que genera Grecia pero defendió, como siempre, el paquete de reformas económicas emprendidas por su Gobierno y la polémica reforma de la Constitución para limitar el déficit que calificó como 'de gran calado para la credibilidad de nuestro país'.

También recordó la profusa actividad legislativa que han desarrollado el Gobierno y las Cortes desde el pasado 29 de julio: doce leyes aprobadas —entre ellas Zapatero citó la de Salud Pública, la agilización procesal y la de reconocimiento y protección integral de las víctimas del terrorismo—, seis Reales Decretos convalidados y las medidas económicas aprobadas en agosto. 'Este el ritmo que nos ha impuesto el duro combate contra la crisis', concluyó Zapatero antes de lanzar el último mensaje, este de confianza en el futuro: 'Hemos construido entre todos un gran país y más pronto que tarde saldremos de las dificultades. Todos somos necesarios'. 

Zapatero dijo que las elecciones 'son una ocasión para el futuro' antes de permitir que le hicieran tres preguntas. La primera, sobre su futuro. A este respecto anunció que su intención es mantenerse lejos de la primera línea de la política.

La segunda sobre ETA, sobre cuyo final se mostró optimista: resaltó que la actual debilidad de la banda terrorista es fruto de 'la tarea de todos los demócratas' e hizo alusión a la consabida 'prudencia'.

La tercera pregunta fue la ya mencionada: si va a tomar más medidas de carácter económico. Zapatero dijo que no, pero que no le temblaría el pulso si hubiera que tomarlas, porque su intención es seguir gobernando hasta el último día.