Público
Público

Zapatero dice que la respuesta a la crisis es "social", no "demagógica"

El presidente del Gobierno no descarta aplicar más recortes en la Administración General del Estado, cuyo ajuste "sigue su curso"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno se ha vuelto a enfrentar en el Congreso a los grupos parlamentarios que le han reprochado el 'tijeretazo' por el que este martes los funcionarios, en un nivel mucho menor al esperado por los sindicatos, acudieron a la huelga

En el cara a cara con el presidente del PP, Mariano Rajoy, Zapatero ha vuelto a reiterar que su Gobierno mantiene 'en curso' un 'plan de reestructuración con la reducción de puestos directivos y de empresas públicas', después de que el conservador le haya preguntado si tiene previsto racionalizar las estructuras organizativas de la Administración General del Estado. 

'¿Por qué no cumplen las resoluciones de la Cámara?', le reprochaba Rajoy mientras le volvía a pedir, por enésima vez, que redujera ministerios y altos cargos de la Administración. Zapatero ha respondido que esa reducción que pide el PP no supone un ahorro y que la reducción del gasto 'ha de abarcar todas las partidas'. 'En ese empeño estamos, nos gustaría contar con el apoyo en todos los niveles de todas las fuerzas políticas', ha añadido tras pedirle que dejara a un lado 'la demagogia'. 

'Se ha convertido en el cirujano de guardia de los mercados', le ha reprochado Llamazares

Sin embargo, el mayor rapapolvo para Zapatero no ha llegado desde la derecha, sino desde uno de sus tradicionales aliados políticos. Gaspar Llamazares, portavoz de IU en el Parlamento, le ha acusado de faltar a su palabra y de perder la confianza de la Cámara. 'Usted dijo que no cambiaría y la Moncloa y la crisis le han cambiado', ha espetado Llamazares, 'ha renunciado a controlar a los mercados, que han sido el arma de destrucción masiva para el empleo y los ingresos fiscales'. 

Zapatero se ha defendido como ha podido asegurando que 'el conjunto de las políticas sociales básicas se han mantenido'. 'El Gobierno está intentando dar una respuesta social, nunca demagógica, a la crisis', ha concluido su primera respuesta. 

Pero Llamazares tenía más para el Gobierno, que ha decepcionado a los grupos que le han apoyado durante los seis últimos años en el Parlamento. 'Se ha convertido en cirujano de guardia de los mercados, recortando derechos de los asalariados, atacando el estado de bienestar y la democracia. Una democracia intervenida y tutelada', le ha criticado. El portavoz de IU considera que 'no estamos condenados a decidir entre su melodía y la melodía más fuerte del PP, entre la anorexia de sus medidas y la hambruna del PP' y que 'existe una salida a la crisis'. 

El presidente del Gobierno ha concluido esta confrontación tirando de cifras y asegurando que el 'esfuerzo de contención del gasto' supone tan sólo 'un 0,5% del gasto social', incrementado en los últimos seis años. 'Le apelo a un juicio más ponderado desde la izquierda', ha concluido.

Una vez más, el mayor ruido político ha procedido del enfrentamiento entre la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría. 

La conservadora ha comenzado recordando las últimas palabras de miembros del PSOE, como Fernández Vara, que cuestionó la credibilidad de los ministros del Gobierno. '¿Se ha parado a pensar por qué ocurre esto?', le ha preguntado. 'Nuestro Gobierno es un Gobierno que toma decisiones, es responsable. Ustedes son la oposición más irresponsable que ha tenido España en los últimos 30 años', ha respondido. 

En el turno de réplica, el tono se ha elevado. 'El problema es cuando se confunden las críticas propias con las ajenas', ha asegurado la portavoz del PP. 'A ustedes no les cree nadie porque ustedes no creen en nada', ha añadido. De la Vega ha reprochado al PP que no de su apoyo al Ejecutivo y ha asegurado que los conservadores buscan el rédito electoral por encima del interés del país. 'Si hay que decir barbaridades, se dicen. Todo por un voto'. 'No han dado un palo al agua en seis años', ha añadido. 'Todavía nos queda la segunda mitad y la vamos a jugar por España. No vamos a dejar a la gente en la estacada, eso ya lo hacen ustedes', ha concluido.