Público
Público

Zapatero: "La España plural es plural pero también es España"

En una sesión de control sin pulso, el presidente del Gobierno empieza a hacer balance de sus años en la Moncloa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La penúltima sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados tuvo un leve sabor a despedida anticipada. Primó el guante blanco entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy. Hubo más tensión entre Zapatero y los diputados de CiU o ERC que con el propio Rajoy.

La pregunta con más miga se la hizo Joan Ridao, de ERC, al preguntarle qué queda de la España plural. El diputado catalán le reprochó su giro a la derecha y dijo que las relaciones entre España y Catalunya han empeorado. 'La España plural también es España', dijo Zapatero, quien defendió que desde 2004, con la reforma de los estatutos autonómicos, las Comunidades Autónomas  (CCAA) y en especial Catalunya, tiene más autogobierno que nunca.

Destacó también el presidente que con la reformas que ha implantado su Gobierno, las CCAA tambiñen tienen la mayor autonomía financiera de su historia. Además, recordó Zapatero, tanto el catalán, como el gallego y el euskera han incrementado su presencia en los organismos oficiales de España y de la UE.

La pregunta de otro diputado catalán, Daniel Sánchez-Llibre, de CiU, también tuvo que ver con el encaje de Catalunya, pero en otro sentido: Llibre reprochó al Gobierno, al PSOE y al PP el haber excluido del pacto sobre la reforma constitucional para establecer un límite al déficit. También dudó de su eficacia. La respuesta de Zapatero fue la previsible: ustedes no están en el pacto porque no quisieron, vino a decir el presidente, que reprochó a los nacionalistas catalanes adoptar 'posiciones tácticas que no convienen a la trayectoria de CiU'.

Previsible y falto de pulso fue el cara a cara entre Zapatero y Rajoy. Todo sonó armisticio pactado, a despedida. Rajoy le preguntó al presidente si se cumplirán las previsiones económicas del Gobierno para 2011. Zapatero dijo que la economía tiene 'un leve perfil de recuperación' pero por si acaso se puso la venda: 'Lógicamente las previsiones tienen que corresponderse con las circunstancias y ahora tenemos una tensión financiera [por Grecia] que pueden afectar a las previsiones'.

Rajoy respondió con su habitual cantinela: el problema de la economía es de confianza, dijo en tono monocorde. Rajoy repitió como un mantra que hay que decir siempre la verdad y no negar la realidad. 'Yo diré siempre la verdad a los españoles', dijo solemne Rajoy. 'El Gobierno dice siempre la verdad', respondió Zapatero. Y así, hasta la próxima, que será la última.